Buscar

La bolsa terminó la semana en positivo contra viento y marea

EFE
15/03/2008 - 3:46

Madrid, 15 mar (EFE).- La Bolsa española subió en la semana el 2,6 por ciento y terminó en positivo contra viento y marea ante el hecho de que la crisis hipotecaria y crediticia sigue amenazando con fuerza a los mercados.

La semana empezó con la subida de las eléctricas tras la victoria del PSOE en las elecciones generales, ya que el mercado interpretó que así se allana el camino para nuevos movimientos corporativos.

Sin embargo, esta subida no fue suficiente para compensar el resultado final, que fue de un descenso de medio punto porcentual.

"El mercado tiene la idea de que este Gobierno va a favorecer la reordenación del sector, permitiendo movimientos accionariales", según el gestor de Renta 4, Javier Galán.

Por contra, Colonial lideró las mayores pérdidas del selectivo al desplomarse un 15,52 por ciento y acabar por debajo de un euro de valor por acción.

En cambio, el martes la situación fue totalmente distinta cuando la Bolsa subió el 3,17 por ciento y superó la barrera de los 13.000 puntos en consonancia con las demás plazas europeas, animadas por el anuncio del Banco Central Europeo (BCE) de una nueva inyección de liquidez a los mercados.

El selectivo se apuntó así la tercera mayor subida del año, en una jornada en la que todos los valores salvo dos terminaron en positivo y en la que estuvo suspendida Colonial, que ha cerrado definitivamente el acuerdo con el fondo soberano dubaití.

La euforia se intensificó tras conocer el anuncio del Banco Central Europeo (BCE) de una nueva acción concertada con la Reserva Federal estadounidense (Fed) y otros bancos centrales para inyectar liquidez en el sistema financiero, que pondrá a disposición de los bancos comerciales de la zona del euro hasta 15.000 millones de dólares con un vencimiento de 28 días.

La resaca alcista continuó el miércoles, cuando la Bolsa se mantuvo al alza con un repunte del 0,58 por ciento y logró superar la barrera de los 13.100 puntos animada por el avance de las plazas internacionales, aunque acabó perdiendo fuelle al final de la sesión.

La mayor subida del Ibex correspondió a Inmobiliaria Colonial, del 15,31 por ciento, después de que los principales accionistas alcanzaran un acuerdo con un fondo de inversión de Dubai.

La otra cara de la moneda apareció en las dos últimas jornadas de la semana, cuando la Bolsa empezó a renquear el jueves, afectada por los problemas del sector financiero y los malos datos de consumo en EEUU, que se tradujeron en una descenso del 0,44 por ciento que salvaba el nivel de 13.000 puntos.

Mientras el Banco Central Europeo (BCE) señalaba en su informe mensual que el control de la inflación seguía siendo su principal prioridad, el euro conseguía otro nuevo máximo histórico al negociarse a 1,5623 dólares.

Por su parte, el oro marcaba otro récord y se negociaba a cerca de mil dólares por onza.

El viernes, la Bolsa capeó la tormenta y el Ibex-35 bajó 51,80 puntos, equivalentes al 0,40 por ciento, hasta 13.021,40 puntos.

El mercado de renta variable resistió el temporal desatado por la crisis de Bear Sterns y terminó conservando el nivel de los 13.000 puntos a duras penas ante las amenazas de la crisis crediticia.

La jornada había empezado, sin embargo, con buen tono, gracias a la recuperación de las constructoras, y el dato de inflación de Estados Unidos permitió aguantar los niveles alcistas a principio de la tarde.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) en Estados Unidos se mantuvo sin cambios en febrero, lo que permitió situar la tasa de inflación anual en el 4 por ciento, tres décimas menos que en enero.

Sin embargo, las amenazas de la crisis crediticia pasaron factura al mercado de renta variable español al reconocer el banco de inversión Bear Stearns que su liquidez se había deteriorado de forma significativa.

Contenido patrocinado

Otras noticias