Buscar

Rusia especula sobre la mala suerte de la petrolera TNK-BP

AFP
22/03/2008 - 14:27
Cotizaciones relacionadas
BP 5,659 -0,25%

¿Nueva declaración de guerra a las petroleras occidentales, espionaje o lucha de clanes en torno al futuro presidente ruso, Dimitri Medvedev? Rusia se interrogaba el viernes sobre el origen del caso TNK-BP, el grupo petrolero en la mira de los servicios especiales rusos.

Todo comenzó el miércoles con misteriosas incautaciones de documentos en la sede del grupo y en los locales moscovitas de la petrolera británica BP, propietaria de la mitad de su capital.

Las tinieblas se tornaron más espesas el jueves, cuando el servicio de espionaje ruso, el FSB (ex KGB), acusó a dos ruso-estadounidenses, uno de ellos empleado de TNK-BP, de espionaje industrial en beneficio de compañías extranjeras.

El viernes, además, la agencia federal rusa de vigilancia ecológica, Rosprirodnadzor, indicó que próximamente controlaría una filial de TNK-BP.

Esta filial, Samotlorneftegaz, que opera en Siberia occidental, será objeto de inspecciones sobre el respeto de las normas ecológicas, al igual que otras seis compañías, indicó la agencia en un comunicado.

El número dos de Rosprirodnadzor, Oleg Mitvol, contactado por AFP, rechazó no obstante toda conexión entre ambas investigaciones.

Pero Rosprirodnadzor ha sido utilizada varias veces en el pasado por el poder como un instrumento de presión contra las compañías petroleras.

La diplomacia rusa se apresuró a señalar el viernes que el caso, que tiene lugar en medio de un clima glacial entre Rusia y Gran Bretaña, "depende de la competencia de la justicia y de las fuerzas del orden" y "no está ligado al actual estado de las relaciones ruso-británicas".

La declaración no parece haber mermado la marea de rumores que se desató el miércoles.

El diario Gazeta del viernes cita a una fuente cercana al Kremlin según la cual la investigación tiene como objetivo "empañar la imagen de Dimitri Medvedev en el mundo y mostrar que la lucha por la presidencia aún no ha terminado", cuando el futuro presidente, elegido el 2 de marzo, debe asumir su cargo el 7 de mayo.

"Es posible que se trate de una lucha entre clanes", afirmó Vladimir Pribylovski, director del centro de estudios Panorama en Moscú, antes de agregar que es igualmente "posible que eso forme parte de la campaña antibritánica en curso en Rusia o que se trate realmente de espionaje".

Roland Nash, economista jefe del banco Renaissance Capital en Moscú, señaló por su lado que el caso TNK-BP volverá a traer a la memoria de los inversores los "temores suscitados por la entrada en fuerza del gobierno en Sajalin 2 a expensas de Shell".

A fines de 2006, el gigante semipúblico Gazprom obtuvo el control de este gigantesco proyecto petrolero y de gas en los confines de Rusia tras meses de presión de Moscú.

De manera general, las autoridades rusas no hacen un misterio de su voluntad de echar mano a los recursos naturales del país, muchos de ellos malvendidos durante el período de caos de los años 90.

En este contexto, la composición del accionariado de TNK-BP, tercer productor petrolero del país, pero propiedad en un 50% de un grupo extranjero, parece "claramente como una excepción a la regla del juego enunciada por el Kremlin", resumió Chris Weafer, analista del banco ruso UralSib.

Nash recordó que se sospecha además hace tiempo que Gazprom quiere apropiarse de la otra mitad de TNK-BP, en manos de multimillonarios rusos. "TNK-BP parece desde ahora bajo fuerte presión para concluir un acuerdo con Gazprom", consideró.

El verano pasado TNK-BP ya había sido obligado a ceder a Gazprom la licencia de explotación del yacimiento de gas de Kovykta, pero aún no se le ha dado el último toque a esta compra, lo cual alimenta los rumores sobre una transacción más amplia entre BP y Gazprom.

Otras noticias

Contenido patrocinado