Buscar

España da rango de ministerio a la inmigración

AFP
14/04/2008 - 17:33

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, creó un ministerio de Trabajo e Inmigración que le permitirá hacer más visibles sus políticas para los trabajadores extranjeros y enfrentar mejor las críticas de la oposición.

Se trata de un cambio de nombre -ya que hasta ahora era el ministerio de Trabajo el que se ocupaba de las políticas migratorias- pero que hace más visible el objetivo de Zapatero en inmigración, consistente en priorizar las entradas 'legales', en un país que ya cuenta con un 10% de población extranjera.

"En este país, todos los inmigrantes que sean necesarios y uno más, pero todos con contrato de trabajo. Eso debe ser incuestionable", dijo el nuevo ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho.

Corbacho mencionó además las nuevas propuestas de Zapatero para fomentar el retorno voluntario de los trabajadores extranjeros, especialmente los desempleados, que deberá concretar y poner en marcha. "Si el tema del empleo se quiebra, se debe facilitar que el que quiera retornar a su país, pueda hacerlo", declaró el domingo a la Cadena Ser.

Asimismo se mostró partidario de incrementar las plazas en el sistema educativo y las becas para los inmigrantes. Con esta posición parecía responder a las alarmas que hizo sonar el Partido Popular (PP), durante la campaña para las elecciones legislativas del 9 de marzo. El PP denunció que los inmigrantes copan las plazas de los comedores de las escuelas y otros servicios como los médicos, perjudicando el acceso de los ciudadanos españoles.

El líder del PP, Mariano Rajoy, alertó de la "avalancha" inmigrante que perjudica a los españoles, criticó al Gobierno socialista por haber hecho una regularización masiva y propuso una dura política que iba desde prohibir estas regularizaciones por ley hasta firmar un contrato de integración.

Corbacho dijo el sábado que el fenómeno migratorio "no se puede criminalizar porque es un hecho positivo para la economía española", aunque deberá hacer frente al desempleo creciente que afecta a españoles y extranjeros, sobre todo en el sector de la construcción.

Otras noticias

Contenido patrocinado