Buscar

Argentina comienza a notar escasez de alimentos y combustibles

AFP
7/06/2008 - 13:25

El conflicto agrario de casi 90 días que conmociona a Argentina comenzó a afectar el viernes el abastecimiento de leche, carnes, verduras y combustibles, por una huelga de transportistas enfrentados con agricultores en rebelión fiscal, revelaron fuentes empresariales.

Patronales del transporte de mercancías bloquearon decenas de rutas de la rica Pampa Húmeda, la región central del país, para reclamar el cese de las protestas contra el alza de impuestos a las exportaciones del agro, calculadas en 35.000 millones de dólares en un país que es fuerte proveedor alimentario. Los transportistas de todos los rubros de la economía reclaman el fin de la huelga agraria, afirmando que están sufriendo graves pérdidas por la paralización del comercio interno de granos destinado a la exportación.

Pero los dirigentes de las cuatro entidades agrarias ratificaron el viernes en un comunicado que levantarán la huelga la medianoche del domingo como estaba previsto, a pesar de los numerosos pedidos para el cese inmediato de la medida, incluso el de la cúpula de la Iglesia católica. "Las empresas lácteas están sufriendo graves dificultades y se verá afectado el normal abastecimiento", según el Centro de la Industria Lechera.

La cooperativa Sancor, una de las más poderosas del sector industrial lácteo, afirmó que "hay 500.000 litros de leche parados en los piquetes", en tanto que en Córdoba (centro) hubo camiones forzados a derramar leche en las carreteras. La falta de leche "comenzará a sentirse entre este viernes y el sábado", dijo Sergio Montiel, vocero de la cooperativa, que agrupa a millares de pequeños productores lácteos.

La situación se agravó el viernes cuando radicalizados agricultores de Gualeguaychú (al norte de Buenos Aires) bloquearon la ruta 14, llamada del Mercosur, que vincula al país con Paraguay y Brasil. Argentina es el primer exportador mundial de aceites y harinas de soja, el tercero de poroto de soja, el segundo de maíz y el quinto de trigo, pero su comercio exterior de granos está afectado por falta de existencias en los puertos, donde cada día entran menos camiones, dijo una fuente empresarial.

La petrolera española Repsol-YPF y la distribuidora gasífera Camuzzi revelaron el viernes que están bloqueados sus centros de distribución de combustibles, con daño a la provisión de gasolinas y gas licuado.

"No está llegando nafta ni gasoil. Vamos camino al desabastecimiento total", dijo el viernes el presidente de la Federación Empresarios de Combustibles de la provincia de Buenos Aires, la más poblada. Otro frente de tensión se abrió el viernes en el Mercado Central de Frutas y Verduras, con caída de 40% en sus operaciones, según una fuente de la firma administradora.

"Están faltando lácteos, carnes y verduras. Los productos de primera línea dejaron de llegar este viernes a las góndolas por el bloqueo de 60 rutas", dijo la Cámara de Supermercados Chinos, una de las minoristas más fuertes. Drástica fue también la reducción de la entrada de bovinos en el estratégico Mercado de Hacienda, en un país donde el consumo anual de carne supera los 70 kilos por persona.

El conflicto se desató cuando el Gobierno impuso retenciones (impuestos) flotantes a las exportaciones, que para la codiciada soja aumentaron de 35% a 41% y pueden crecer más si los precios internacionales continúan subiendo. La cosecha de la soja está calculada en unos 24.000 millones de dólares, de los cuales el Gobierno intenta recaudar unos 11.000 millones por vía de los tributos.

Los huelguistas cuentan con apoyo de líderes de la oposición liberal, derechista y de sectores de la izquierda más radicalizada contra el Gobierno de la presidenta socialdemócrata Cristina Fernández. El movimiento agrario asocia a pequeños agricultores de la clase media con empresarios inversores de siembra que entraron en el negocio atraídos por los altos precios internacionales, que en el caso de la soja aumentaron un 90% en el último año.

Otras noticias

Contenido patrocinado