Buscar

La presidencia francesa de la UE se abre con polémica Sarkozy-Mandelson

AFP
1/07/2008 - 18:27

La presidencia francesa de la Unión Europea (UE) se inició este martes con una dura disputa entre Nicolas Sarkozy y el comisario europeo de Comercio, Peter Mandelson, por la posición del bloque en las negociaciones multilaterales de la OMC.

"Estoy decepcionado por lo que dijo el presidente Sarkozy. En un momento como éste, cuando la UE entra en una negociación difícil, necesitamos unidad, no división", dijo Mandelson en París a la AFP al margen de una reunión entre la Comisión Europea y el gobierno francés sobre el programa de la presidencia semestral del bloque.

"Los hechos que describió no son exactos y las críticas que hizo no están justificadas", agregó el comisario británico, en declaraciones formuladas el mismo día en que Francia asumía la presidencia de la UE.

"No está prohibido tener desacuerdos en Europa", replicó luego el jefe del Estado francés a la pregunta de un periodista en la escalinata del Palacio del Elíseo parisino, al lado del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso. "Es porque en Europa no se debate lo suficiente que no se consigue hacer comprender los desafíos europeos", añadió.

El lunes por la noche, Sarkozy dijo que "no permitirá" un acuerdo por la Ronda de Doha en el seno de la OMC que sacrifique la producción agrícola "en aras del liberalismo mundial", pues provocaría la pérdida de 100.000 empleos en Europa. El director general de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Pascal Lamy y Mandelson "querrían hacernos aceptar un acuerdo por el cual Europa se comprometería de disminuir en un 20% su producción agrícola y un 10% sus exportaciones agrícolas", declaró Sarkozy a la televisión francesa.

La Ronda de Doha, lanzada en 2001 en la capital de Qatar y apunta a una mayor apertura de los mercados, debió concluir en 2004. Sin embargo, se encuentra paralizada desde entonces por diferencias entre los países emergentes, que exigen una mayor apertura de los mercados agrícolas de las naciones ricas, y estas últimos, que esperan un mayor acceso para sus bienes industriales en el resto del mundo.

Pascal Lamy anunció que convocará a los ministros de unas treinta grandes potencias comerciales el 21 de julio en Ginebra para tratar de concluir las negociaciones, aunque la presión de Francia amenaza con echar por la borda todos los esfuerzos.

Sarkozy ya había acusado recientemente a Mandelson de ser uno de los responsables del "no" irlandés al Tratado de Lisboa de la UE del pasado 12 de junio por su posición liberal, que provoca temor en los sectores agrícolas europeos.

Mandelson había rechazado esas críticas, presentándose como el chivo expiatorio de las "políticas nacionales particulares" de Sarkozy y "las posiciones de Francia en comercio". "No se trata de individuos, no se trata de Peter Mandelson, de Pascal Lamy o del presidente Sarkozy. Se trata de dar un impulso a la economía mundial", subrayó este martes el portavoz de Mandelson.

En una muestra de su malestar, el comisario británico ya anunció que no tenía previsto participar en una cena organizada este martes en el Elíseo, aduciendo problemas de agenda.

Otras noticias

Contenido patrocinado