Buscar

Raimon Bundó no olvida que las novias se ven de espalda

EFE
20/05/2010 - 23:08

Barcelona, 20 may (EFE).- Como un gran espectáculo, con actuación en directo incluida, ha presentado Raimón Bundó su última colección de novias, muy lograda, que ha destacado por cuidar al máximo la espalda de los vestidos porque realmente cuando más se mira a las novias es durante la ceremonia, y casi nunca están de cara.

Ivonne Ruiz y Cristina Arana, diseñadoras de la firma, han vuelto a la novia clásica, de líneas aparentemente simples y con un tono hasta inocente, muy alta costura, pero sin dejar de ser novias del siglo XXI porque cuando se dan la vuelta lucen grandes escotes y tirantes muy trabajados como signo de transgresión.

Raso natural, seda y dupio han sido los tejidos elegidos para la parte de la colección de Bundó, con severas colas y polisones, mientras que el tul y la gasa se ha reservado para una nueva línea que han bautizado como "ir de Bundó" para novias menos convencionales.

La nadadora Gemma Mengual, que ha hecho de modelo para la firma abriendo el desfile, ha lucido el único vestido palabra de honor que ha subido a la pasarela Bundó, mucho mejor llevado que las profesionales, delgadas y sin formas, y por supuesto, carentes de una espalda tan potente como la que ha lucido esta deportista.

La nota internacional de la Pasarela Guadí Novias de hoy ha sido la coreana Lee Seung Jin, considerada como la mejor diseñadora asiática de vestidos de novia, que por primera vez ha presentado su colección en Barcelona, un continuo de brillos y destellos, y más apta para una clientela americana que de Europa.

Aunque esta diseñadora asegura que "la belleza nace de lo simple", sus vestidos, la mayoría marcando mucho la silueta, tienen un cierto aire de "barbie", son ostentosos, están llenos de lazos y pedrería de cristal de roca, y relumbran tanto que acaban enganchando.

La firma alicantina Pepe Botella, con Lucía Botella al frente, ha recuperado el blanco de siempre, como el color de la luna, para apostar por una colección en la que el cuerpo se ajusta al máximo y el volumen se reserva para las faldas, plisadas, de volantes o de tipo sirena con movimiento, rematadas unas veces con encaje y otras con puntillas, de las que hace que la novia se sienta "princesa por un día".

La colección ha estado salpicada de detalles florales, organza con flores pintadas, gasa con dibujo cortado en láser, y de toreras y mini boleros construidos con pétalos de flores.

Patricia Avendaño, que cumple diez años de asistencia a la Barcelona Bridal Week, ha mostrado un catálogo de trajes de fiesta, básicamente en rojo, de raso y con adornos.

En las novias lo más destacado es un vestido con manga corta y de cuello casi alto que ha sido de los pocos que se han visto sobre esta Pasarela Gaudí Novias sin escote o sin los hombros al aire, y en trajes de noche fiesta ha optado por dorados, volantes flequillos y algún estampado felino.

A mediodía el tiempo de desfiles ha sido para Franc Sarabia, que viste novias con cuerpos muy definidos pero envueltos en tejidos ligeros, del valenciano Francis Montesinos, que ha empleado tejidos nobles como mikado, organzas y sedas, y de Juanjo Oliva, que ha optado por líneas rectas y colores suaves y por detalles de cristales y pedrería. Los tres han compartido espacio en la pasarela.

Novia d'Art, firma que tiene detrás a la familia Raich, ha hecho una colección con muchos drapeados y arrugados a base de tonos marfil con toques de color.

Este tercer día lo ha cerrado Cabotine by Gema Nicolás, que se ha inspirado en sus trajes de fiesta en el lujo de Saint Tropez y que propone estampados veraniegos con vivos colores a base de verdes, turquesa, naranja y azul.

También ha ofrecido una línea "lencera" con el negro como protagonista en la que no han faltado corsés y vestidos con un toque vintage.

Otras noticias

Contenido patrocinado