¿Usuario de elEconomista?
Destacamos
Pablo Iglesias respalda a los militares y pide eliminar sanciones de arresto

Todo lo que siempre quiso saber sobre el botox...

Anna Arbiol | 12:05 - 17/03/2008
Aumentar el textoDisminuir el texto
Puntúa la noticia :
Nota de los usuarios: 7,0 (27 votos)
botox.jpg
Enlaces relacionados

Cirugía estética: los hombres también se operan

... Y nunca se atrevió a preguntar. ¿Qué es el botox? ¿Para qué sirve? ¿Quién lo utiliza? ¿Lo puedo usar yo? ¿Qué tal una botox party? La cuestión es que todo el mundo habla de este tratamiento estético, ahora de moda en España, pero muy poca gente reconoce que lo utiliza o bien no conoce un sitio seguro donde encontrarlo. Todas las respuestas, en estas líneas.

El botox es la toxina botulínica de tipo A; inyectada de manera subcutánea, relaja los músculos de manera que reduce su movimiento. En España se aprobó su uso cosmético bajo el nombre de Vistabel en 2004, aunque también tiene otros usos médicos que no son tan glamourosos como los que conocemos habitualmente.

Para qué se utiliza

Como decíamos, su uso estético es el más conocido pero hacía años que se utilizaba para remediar procesos como la hipersudoración (en las manos y las axilas), la sialorrea (exceso de salivación), estrabismo o bruxismo (contracción involuntaria de la mandíbula). Dados sus efectos relajantes y descontracturantes, algunos estudios también han demostrado su utilidad para el tratamiento de cefaleas y contracturas musculares.

Pero es el uso cosmético del botox el que ocupa páginas en las revistas de moda y belleza, así como de cotilleos intentando adivinar qué celebrity se ha inyectado más o menos. En efecto, el botox es un potente rejuvenecedor ya que, administrado en pequeñas dosis, relaja el músculo, bloqueando los impulsos nerviosos que provocan las contracciones musculares y, en definitiva, neutraliza las arrugas que se forman en la piel.

Cómo se utiliza

En una sola sesión de veinte minutos se inyecta el botox en la zona deseada (la frente, patas de gallo, entrecejo y lados del cuello); no hay necesidad de anestesia ni hospitalización, y en unos 4 días ya se puede apreciar su efecto. Los músculos dejan de contraerse ya que las terminaciones nerviosas quedan dormidas. ¿Para siempre? No, en unos 6 meses se recuperan, y se vuelve a tener la función muscular completa, de manera que el tratamiento no es definitivo y se puede repetir, aunque no más de dos veces al año.

Aquellas personas que tienen arrugas causadas por la expresión agradecerán la existencia del botox, aunque quizás su rostro pierda cierta naturalidad a causa de la neutralización de sus terminaciones nerviosas. También sirve como tratamiento preventivo, y se puede utilizar a partir de los 30 para evitar que las primeras arrugas lleguen a emerger.

Principales errores que se cometen con el botox

El más grave es que la gente piensa que es un tratamiento totalmente inocuo y que se puede aplicar de manera indiscriminada por todo el rostro. Como decíamos, no se recomiendan más de dos dosis al año, algo que quizás tenía que haber escuchado alguien como Nicole Kidman, que presume de rostro céreo e inexpresivo desde hace años.

En Estados Unidos e Hispanoamérica, hay grupos de fanáticos de esta sustancia que organizan las conocidas como Botox Party, sesiones festivas en las que se inyectan botox los unos a los otros. ¿Hay algún médico entre los invitados? Pues no, de manera que los riesgos de terminar con el rostro paralizado, asimétrico o deformado son muy altos. El botox apenas tiene efectos secundarios si está bien administrado, pero inyectado por alguien no profesional puede provocar daños muy graves en las terminaciones nerviosas de los músculos faciales.

Además, antes y después de haberse inyectado botox no se recomienda el consumo de bebidas alcohólicas, café y té porque son potentes vasodilatadores, otra contraindicación de esas famosas Botox Party. Definitivamente, una fiesta a la que es preferible no ser invitado.
Después de oír a la gente hablar del botox con tanta ligereza, parece que fuera una sustancia que se puede adquirir en cualquier sitio a precio de costo. Bien, pues al menos en España, sólo la pueden administrar médicos profesionales con una titulación específica, y el importe de dos viales de ello cuestan más de 800 euros. Como vemos, no es algo que nos podamos tomar tan a la ligera.

¿Dónde me lo puedo aplicar?

En España hay muchas clínicas en las que se administra botox, y aquí te podemos recomendar dos de total confianza. En Madrid, es muy conocido el Instituto MedicoEstético, un lujoso centro en pleno barrio de Salamanca de reconocido prestigio. Entre sus diversos métodos de rejuvenecimiento facial no invasivo, el botox es una de sus especialidades. En este vídeo puedes comprobar lo sencillo de la intervención. Por su parte, en Barcelona es muy recomendable la clínica Augusta Natural, donde también se inocula botox con fines estéticos.

De cualquier manera, si surgen dudas sobre la fiabilidad de una clínica a la hora de aplicar el botox, nada mejor que consultar con la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, donde nos ofrecerán referencias de ese centro.

  • Seleccion eE
  • Gente y estilo
  • Moda
meneamedeliciousenviar por emailimprimirTwitterFacebook
Dixio
El flash: toda la última hora

EcoDiario en Facebook