Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un clic, descargue gratis su edición de elEconomista

Talento más esfuerzo, la fórmula del éxito del maestro Angelo Pagliuca

EFE
23/02/2010 - 16:40

Madrid, 23 feb (EFE).- Con la fórmula de sumar al talento disciplina y esfuerzo, Angelo Pagliuca dirige la Orquesta Sinfónica de Venezuela desde hace 18 años y con ella visitará España el próximo marzo para dar ejemplo de cómo la música se puede convertir en una vitamina en época de crisis.

Si el anhelo de Daniel Barenboim es acercar a israelíes y palestinos con sus propuestas musicales, el deseo de Pagliuca es que su música pueda convertirse en una vitamina que proporcione fuerzas para seguir trabajando en la coyuntura actual de crisis mundial.

En la actual situación del mundo "uno tiene que buscar la manera de pasar dos horas agradables para renovar sus fuerzas y al día siguiente empezar de nuevo a pelear", afirma Pagliuca al invitar a los espectadores españoles a asistir a sus conciertos a partir del 21 de marzo.

El veterano maestro tiene un talento natural para dirigir con su batuta a más de 90 músicos, pero también para tocar el trombón. Ello, aclara en una entrevista con EFE en Madrid, no es fruto de la casualidad, sino del esfuerzo.

"La preparación es lo más importante, siempre aderezada de un poco de suerte y empuje", dice este director de origen italiano que recaló en Venezuela cuando apenas tenía 14 años.

Así, aconseja a los jóvenes que se quieran dedicar a la música que estudien "mañana, tarde y noche" y proponerse, con una actitud positiva, "ser el mejor" en su disciplina.

Pagliuca comenzó sus primeros pasos en el mundo de la música de la mano de la trompeta, que pronto abandonó por el trombón, un instrumento que, tras más de 40 años en los escenarios, le hace sentir un nudo en la garganta cada vez que interpreta obras como el Bolero de Ravel.

El trombón también le ha llevado a ver cumplidos sus sueños más inalcanzables, como, recuerda emocionado, cuando le llamó el mánager de Duke Ellington, considerado por la crítica como uno de los más importantes compositores de jazz, para tocar con su banda porque había enfermado el trombonista.

"Fue una de las noches más gloriosas de mi vida. Tocar sin ensayo en la orquesta de Duke Ellington fue para mi la gloria", reitera un jubiloso músico que cita también como inolvidable el último concierto que ofreció en Venezuela el tenor italiano Luciano Pavarotti bajo su batuta.

No obstante, reconoce que su mayor felicidad es su trabajo diario. "Lo mas grande que te puede pasar es disfrutar cuando estas en el podium, no solo tocando sino dirigiendo, no hay dinero para pagar esa satisfacción", subraya.

Y es que Angelo Pagliuca se siente orgulloso de que una persona humilde como él pueda dirigir hoy una orquesta que cumple su 80 aniversario.

Con motivo de esa celebración y en coincidencia con el Bicentenario de la Independencia de Venezuela, la Orquesta Sinfónica ha programado una gira por España a partir del próximo marzo.

Un periplo que le llevará a partir del 21 de ese mes a las ciudades de Santiago de Compostela, Barcelona, Valencia, Granada y Madrid, para posteriormente viajar a Brasil, donde en abril ofrecerá conciertos en Río de Janeiro, Sau Paulo y Brasilia.

Y como "embajadores" de la música de su país, los integrantes de la Orquesta Sinfónica de Venezuela traerán a España, después de 30 años de ausencia, un repertorio de música clásica, con obras de Tchaikovsky como la Obertura 1812 o Concierto para violín y orquesta, junto a los más populares ritmos criollos venezolanos.

"Hemos dado una vuelta gigantesca" a los ritmos llaneros pero manteniendo los instrumentos criollos, precisa un director que asume con vitalidad el reto que le ha encargado el Gobierno de su país de difundir el sabor y el color de los ritmos de Venezuela.

Mercedes Bermejo

Otras noticias

Contenido patrocinado