Buscar

Rozalén: No se habla ya de memoria histórica y España no ha superado el duelo

EFE
13/09/2017 - 20:46
Más noticias sobre:

Madrid, 13 sep (EFE).- El río que titula el nuevo álbum de Rozalén, tras los números uno conseguidos con sus anteriores trabajos, suena a "agua y pedrolos", dice, pues vadea tramos peliagudos vinculados al pasado colectivo y a su familia, que hacen de este, pese al tópico, su disco "más personal" y osado.

"Es la vez que más valiente estoy, porque cuento cosas que sé que pueden, si no molestar, porque están dichas con respeto, sí provocar", comenta la artista, quien lamenta que "no se hable ya nada de la memoria histórica".

Lo apunta en una entrevista con Efe en la Residencia de Estudiantes de Madrid, entre las paredes que atravesó en su día Federico García-Lorca y otras víctimas de la represión, por lo que en uno de sus temas canta de forma irónica: "Calla, no remuevas la herida, llora siempre en silencio".

Amparada por sus estudios en Psicología, defiende que esa es una forma "errónea" de sobrellevarlo. "España es uno de los países con más desaparecidos y no se habla. Creo que el país no ha superado su duelo y que no hemos aprendido. Sólo hay que ver cómo se está radicalizando de nuevo la gente", razona.

Será este viernes cuando llegue al mercado su tercer disco de estudio, titulado "Cuando el río suena..." (Sony Music), acabado así, con puntos suspensivos, como el previo, "Quién te ha visto..." (2015).

En él habla de "Justo", un tío abuelo desaparecido del que no se supo nada hasta que hace poco se descubrió la fosa común en la que fue enterrado. Por su abuela, que pasó 80 años deseando saber qué había sido de su hermano, tenía "la obligación de contarlo", de narrar un viaje emocional "muy bestia".

"A nuestras espaldas llevamos el peso de nuestros ancestros. Desde niña supe que había un Justo que no había vuelto a casa, y hay tíos míos que se llaman así por él", recuerda María de los Ángeles Rozalén (Albacete, 1986), quien en su honor recupera un fragmento de "La caña dulce", canción que su tío abuelo solía cantar.

La historia familiar se extiende a otros dos temas del álbum, "El hijo de la abuela" y "Amor prohibido", que habla de su padre, un sacerdote secularizado que se enamoró de su madre.

"Imaginad lo que significó eso a finales de los años 70 en un pueblo pequeño", explica quien cree que todavía hoy existen amores prohibidos y "gente que se echa las manos a la cabeza si ven a dos hombres o dos mujeres cogidos de la mano".

Tanta intimidad no la impide trazar un disco al mismo tiempo desenfadado -en su opinión, "el humor nos salva"-, que ha vuelto a ser producido por Ismael Guijarro y en el que Latinoamérica está muy presente.

En él canta con el argentino Kevin Johansen ("Antes de verte"), homenajea a la chilena Violeta Parra ("Volver a los 17"), se acerca a los sonidos de México y a Rocío Dúrcal ("Tu nombre") y se deja tocar por Julieta Venegas en "La puerta violeta", un tema acerca de la "represión" sobre la mujer.

También algo latinoamericano (además de oriental) es el sencillo "Girasoles", para el que volvió a coger la bandurria. Nació en Cuba, tras una conversación con amigas en la que decidió "resolver" muchas cosas de su vida personal, quedarse "con la gente buena" y dejar de lado a las personas tóxicas.

Al final de la misma se permite incluso parafrasear al que ella considera también "un hombre bueno", el expresidente de Uruguay Pepe Múgica, al que pidió permiso: "El progreso de la condición humana requiere inapelablemente que exista gente que se sienta en el fondo feliz en gastar su vida al servicio del progreso humano".

"Cada estoy más reivindicativa porque me gusta la política y saber qué sucede en el mundo, estoy hartita del amor romántico en las canciones, aunque también hable de ello", precisa.

La gira de "Cuando el río suena..." empezará a fluir en breve. El 7 y 9 de noviembre actuará en el Teatro Circo Price de Madrid y después irá a otras ciudades como Murcia (1 y 2 de noviembre en la Avenida Primero de Mayo), su natal Albacete (21 de diciembre, Palacio de Congresos), Valencia (16 de febrero, Palau de les Arts Reina Sofía) y Barcelona (21 de febrero, Palau de la Música). Javier Herrero.

Otras noticias

Contenido patrocinado