Buscar

Caos en el Mad Cool 2018: atascos kilométricos, grandes colas en la entrada y aglomeraciones en barras y aseos

9:30 - 13/07/2018 | 12:21 - 13/07/18
  • Los problemas se repiten en la nueva ubicación de Valdebebas
  • Los asistentes denuncian los problemas para acceder al recinto
  • La organización del festival ha pedido disculpas en un comunicado
Mad Cool 2018. Foto: EFE

La apertura del festival Mad Cool 2018 se ha visto empañada por el caos generado debido a problemas en la organización. Entre otras cosas, los asistentes al recinto, situado este año por primera vez en la zona de Ifema-Valdebebas, tuvieron que esperar más de una hora para entrar en las instalaciones y hacer extensas colas para acceder a los baños o poder comprar una bebida. El Mad Cool ha pedido disculpas en un comunicado y ha alegado que fue "un problema de la red" lo que provocó el desorden. Por otro lado, la Comunidad de Madrid admite que "quizás" ha faltado previsión.

Además, las personas que acudieron en coche al recinto tuvieron que soportar kilómetros de atascos y controles en la zona hasta llegar a los aparcamientos habilitados. Debido a los problemas ocasionados, las redes se han llenado de críticas.

Según explicaron algunos de los afectados, la lentitud se debía a los controles de seguridad y a la "falta de planificación y formación" del personal. "Tenéis a miles de personas a pleno sol de julio en Madrid durante más de una hora para conseguir la pulsera y entrar al recinto. Seguís siendo unos putos irresponsables", se quejaba una usuaria de Twitter.

Visto lo que sucedía, sobre todo entre las 19:00 y las 20:30 horas, muchos asistentes se desplazaron a la entrada de Valdebebas cercana a la estación de Cercanías, porque aparentemente el acceso era mejor por allí, ya que la mayoría de la gente estaba llegando por el metro de Ifema.

Otros problemas que se dieron en la primera jornada de la cita fueron las aglomeraciones en barras y aseos y los fallos del sistema de pago, en un festival que se celebra con el triste precedente del fallecimiento de un acróbata en la edición del año anterior.

El Mad Cool se ha visto en la obligación de pedir disculpas en un comunicado después de las críticas recibidas: "Debido a un problema con la red en todo el recinto, el acceso al Espacio Mad Cool se ha producido con más incidencias de las esperadas en la primera jornada del festival", ha escrito la organización.

"Lamentamos profundamente las esperas y las largas colas a todos los asistentes. Agradecemos a todo el público la comprensión ante los imprevistos. Estamos seguros de que las dos siguientes jornadas se desarrollarán con total normalidad", ha añadido.

Garrido: "Quizás ha faltado previsión"

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, espera que este viernes mejoren los accesos a Mad Cool y que el Consistorio refuerce la presencia de agentes Policía Municipal, algo que le consta que va a ocurrir, porque "quizás ha faltado previsión".

Así lo ha detallado a los medios de comunicación momentos antes de presentar a la consejera de Transportes, Viviendas e Infraestructura, Rosalía Gonzalo, y en relación con los problemas de accesos para acudir al festival de música que se produjeron ayer jueves.

El presidente regional ha recalcado que la Comunidad de Madrid "cumplió" con su parte para garantizar la movilidad por medio de la apertura 24 horas de la línea 8, algo que no es muy habitual. "Quizás ha faltado previsión en las entradas y accesos y también presencia de Policía Municipal, que me consta que el Ayuntamiento lo va a hacer y esperamos que mejoren los accesos para las miles de personas que acuden allí", ha señalado.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
13-07-2018 / 13:06
GRRRRR
Puntuación 4

Me gustaría leer la noticia. La publicidad no me deja.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.