Buscar

Dolores O'Riordan murió ahogada en la bañera por una intoxicación etílica

6/09/2018 - 14:47
  • Fue una muerte accidental, no había signos de violencia ni nota de suicidio
Más noticias sobre:
Dolores O'riordan durante un concierto de 'The Cranberries'. Foto: Dreamstime

La cantante irlandesa Dolores O'Riordan, vocalista de The Cranberries, murió ahogada en la bañera a causa de una intoxicación etílica. Eso determina su autopsia publicada hoy según informa la televisión irlandesa RTE O'Riordan falleció a los 46 años de forma repentina y su cuerpo fue hallado sumergido en la bañera de un hotel londinense.

Dolores O'Riordan se encontraba en Londres para una sesión de grabación. La cantante de 46 años perdió la vida ahogada según recogen medios británicos e irlandeses.

Según la forense Shirley Radcliffe, encargada del caso, la cantante murió de manera accidental, no había ningún indicio de violencia y tampoco ninguna nota.

Vocalista de 'The Cranberries' desde 1990

Nacida en Limerick en 1971, O'Riordan era la menor de siete hermanos y fue educada en el catolicismo. A la profunda fe católica de su madre debía Dolores su nombre. Ella no practicaba, pero se declaró admiradora del papa Juan Pablo II, a quien visitó con su madre en el Vaticano.

O'Riordan se unió a The Cranberries en 1990 (llamados entonces The Cranberry Saw Us), junto con el guitarrista Noel Hogan, el bajista Mike Hogan y el batería Fegal Lawler. Su salto a la fama llegó con su álbum de debut, Everybody else is doing it, so why can't we? (1993), que incluía la canción Linger, sobre el rechazo y las frustraciones del desamor adolescente, que se convirtió en su primer éxito global.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

#1
07-09-2018 / 01:00
Eduardo Culostijeras
Puntuación 0

Yo, el otro día, me ahogué en el plato de ducha. Soy tan bajito... xD

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.