Buscar

Isaiah Thomas juega entre lágrimas el partido más difícil de su carrera tras la muerte de su hermana

17/04/2017 - 12:07
  • El jugador se enteró del fallecimiento dentro del TD Garden
  • El base de los Celtics sumó 33 puntos en la derrota ante los Bulls
Las zapatillas de Thomas en las que escribió mensajes de homenaje a su hermana recién fallecida. Imagen: EFE

Isaiah Thomas, jugador de los Boston Celtics, jugó anoche ante los Bulls de Chicago (ganó el equipo de Mirotic) uno de los partidos más complejos de su carrera. Minutos antes de arrancar el duelo, el base se enteró de la muerte de su hermana, Chyna Thomas, en un accidente de tráfico.

Thomas rompió a llorar en pleno banquillo, ante la mirada de los espectadores que empezaban a llegar al TD Garden. A su lado, su amigo y compañero Bradley trataba de consolarle.

Roto, destrozado, el jugador no quiso perderse un partido en el que brilló con la fuerza de siempre. Thomas firmó 33 puntos que, sin embargo, no sirvieron para el triunfo de los suyos, pero sí para homenajear a su hermana.

Lo hizo, además, con forma de mensaje escrito en sus zapatillas de color verde. A mano, con rotulador, el jugador escribió el nombre de Chyna en la prenda "Rip Lil Sis", añadía. También se podía ver un 'I Love You' junto a la fecha en la que falleció, el 15 de abril de 2017.

Antes, durante las presentaciones de los jugadores de Boston, Thomas se mostró serio, inexpresivo. Sus compañeros no le chocaron las manos o los puños, sólo le abrazaron. Fue un gesto repetido varias veces más durante un duelo en el que Thomas no celebró ni una canasta, ni sonrió una sola vez. Sólo jugó lo mejor que pudo, como siempre le había pedido su hermana Chyna.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.