La candidata de Ahora Madrid a la Alcaldía de la capital española, Manuela Carmena -segunda en las urnas el 24M tras Esperanza Aguirre-, ha concedido una entrevista a un diario nacional en la que ha revelado que llegó a pensar que podía perder las posibilidades para gobernar la ciudad tras una manifestación "en contra del resultado electoral" que utilizaba los mismos lemas que Esperanza Aguirre. Por eso, asegura, llamó a la vicepresidenta Sáenz de Santamaría para quedarse "tranquila".

"Me pareció muy preocupante porque no había vivido en España algo semejante, una convocatoria precisamente desde la candidata del PP en contra de los resultados y para impedir que gobierne", asegura la juez, más que posible futura alcaldesa de Madrid gracias a un pacto con el PSOE y debido a que la lista más votada, la del PP de Esperanza Aguirre, no ha conseguido ningún apoyo para gobernar, necesario al no tener la mayoría absoluta.

En ese momento, explica la nueva dirigente, llamó "a la persona que creía que tenía que llamar", a Soraya Sáenz de Santamaría. "Y me gustó", aclara la exmagistrada. La técnica de shaolin para ganar Carmena a Aguirre.

Y es que ante esta concentración y ante "la reacción por parte de la derecha del PP", asegura Carmena al diario El País, sintió miedo a que la 'birlaran' la Alcadía. Así pues, aclara, "llamé a la vicepresidenta del Gobierno y le dije que me preocupaba mucho lo que estaba pasando. Estuvo muy accesible; yo me sentí cómoda advirtiéndola del peligro que significaba y me pareció que ella era la persona a quien debía decírselo. Hablamos y me gustó, le dije lo que pensaba y me quedé tranquila sabiendo que estaba haciendo lo que yo debía hacer en ese momento". "A mí -insiste- me habían votado muchísimas personas con muchísima ilusión y yo debía defender esa ilusión, y si hay alguien que la va a poner en peligro tengo que hacer todo lo que se me ocurra para que esa ilusión llegue a donde los votantes han querido que llegue, a gobernar el ayuntamiento de Madrid".

La juez explica en la entrevista concedida a El País que le dijo  a Santamaría que, "aunque ella ya sabía quién era yo, quería que me oyera directamente y que por mi voz oyera que toda mi vida había luchado por conseguir la democracia para este país, que había vivido la Transición y con mi esfuerzo, el de muchas personas y algunos de mis amigos que se quedaron en ella habíamos conseguido la Transición. Y que desde entonces -continúa- hasta ahora no he estado haciendo más que luchar por mantener la democracia, mejorarla, y por tanto eran inadmisibles las descalificaciones que estaba viviendo desde la candidata del PP. Me contestó -añade- diciendo que ella no me enjuiciaba para nada y que esperaba que si llegaba al ayuntamiento tuviéramos una relación institucional correcta. Le dije que no podía ponerlo en duda porque durante toda mi vida había estado en una institución y había mantenido un respeto cumpliendo la ley y haciendo valer las instituciones".

"Lo segundo que le dije -concluye Carmena- es el riesgo que se corría con una manifestación de estas características. Me dijo que ella no sabía cómo se había convocado esta manifestación, le dije que lo suponía, por supuesto tampoco lo sabía, pero que ahora las dos ya sí sabíamos que se había utilizado la propuesta que había hecho su candidata, nada más, y que lo tuviera en cuenta. Me dijo que lo tendría en cuenta".

La "comodidad" de Carmena con Podemos

En esta misma entrevista, Carmena afirma que no tiene "vinculación con Podemos ni con ningún partido", lo que, dice, le hace sentirse "muy libre y muy cómoda".

El temor a verse privada de la alcaldía, "seducir" a los que no le han votado, la lucha contra la corrupción, mejorar la vida de la gente y la obediencia a la justicia -"es quien tiene siempre la última palabra"- con respecto a los desahucios son otros asuntos que aborda Manuela Carmena en la entrevista.

Carmena asegura que no tienen por qué temerle los bancos y que le da la impresión "de que no hay ese susto en los financieros. Me parece que está mucho más en la derecha política, no en la derecha económica".

"Es la derecha política la que no se mueve porque es la que está difundiendo datos, hechos que no son ciertos para infundir el miedo", refiere la candidata a la Alcaldía de Madrid, que considera "evidente" que han querido impedir que gobierne en el ayuntamiento de la capital.

Outbrain