La presidenta de la Junta, Susana Díaz, confía en que los partidos de la oposición, con cuyos dirigentes se reúne entre este lunes y martes, hayan recapacitado en relación con su investidura como jefa del Ejecutivo en la décima legislatura. Díaz advierte de que si después de 80 días no permiten la constitución de un gobierno, habrá que aplicar lo que dice el Estatuto de Autonomía en relación con la convocatoria de nuevas elecciones. De momento, el popular Moreno Bonilla ya ha anunciado que votará "no".

En declaraciones a Canal Sur Radio, Susana Díaz ha manifestado este lunes que lo que está ocurriendo en Andalucía, donde llevamos 80 días sin gobierno, es "surrealista" y no tiene precedente en la democracia española. Ha indicado que ya es hora de que algunos hayan reflexionado y asuman su responsabilidad y la dignidad que merece el pueblo andaluz.

Ha indicado que a la ronda de reuniones que mantendrá entre hoy y mañana lleva "generosidad y diálogo". Se ha mostrado segura de que si lo primero es la responsabilidad con Andalucía y el reconocimiento de la dignidad de esta tierra, "no debe haber problema para cerrar ya un gobierno".

Para la presidenta de la Junta en funciones, no es de recibo que haya partidos que lleven dos meses "mareando la perdíz" para ver cómo les iba el día 24 de mayo. Ha insistido en que esta tierra "no puede perder un día más en que algunos intenten salvar sus muebles o ver como le va a su partido" y ha añadido que 80 días es "son demasiados para que Andalucía siga esperando a tener un gobierno como cualquier otra comunidad de España".

Asimismo, ha indicado que quien está pensando en el sábado, cuando se constituyen los nuevos ayuntamientos, es que "no piensa en Andalucía, sino en el cambio de cromos y en el cambalache". "Yo no estoy en eso", ha asegurado Díaz, para quien no es serio ya "que llevemos 80 días esperando a que algunos se decidan, cuando es el momento de la gente y no de los partidos".

Ha indicado que a las reuniones que mantendrá entre hoy y mañana con los dirigentes de los partidos lleva "generosidad y diálogo", porque la noche de las elecciones supo que tenía que "tender mano y el diálogo para gobernar esta tierra, contando con todos".

Preguntada sobre si cree posible el acuerdo antes de sábado, Susana Díaz se ha mostrado convencida de que "si lo primero es la responsabilidad con Andalucía y el reconocimiento de la dignidad de los andaluces, no debe de haber problema". Ha agregado que no tiene tiempo para mirarse "el ombligo ni los intereses" de su partido, sino que solo tiene tiempo para mirar lo que necesita Andalucía y si "los demás ponen los intereses de Andalucía por delante de los intereses de su partido no debería de haber problema para que cerremos ya un gobierno".

En cuanto al PP-A, ha criticado que haya planteado un "cambalache o un cambio de cromos, diciendo tú te quedas con la Junta y me das el Ayuntamiento de Sevilla". Según Díaz, eso es una falta de respeto para los ciudadanos de otras capitales y actitudes así son lo "peor del politiqueo y lo que hace que los ciudadanos estén hasta el gorro de los políticos".

En cuanto a la demanda de ese partido sobre respetar la lista más votada, ha señalado que ella no pretende ser presidenta por ser la lista más votada, "sino porque no hay una alternativa", que sería tan legítima como la que ella encabezo.

Para Díaz, "lo que no puede ser es que no me dejen gobernar a mí y que, al mismo tiempo, no tengan una alternativa para Andalucía, porque eso se llama bloqueo". En su opinión, lo que no puede ser es "el usted no gobierna, pero se va a esperar a que a mí me salgan las cuentas, que es lo que me ha pedido el Partido Popular".

Chaves y Griñán

Por otra parte, Díaz ha matizado que si los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán siguen imputados por el Tribunal Supremo en el caso de los ERE, deben dejar el escaño que ocupan en Congreso y Senado.

La socialista andaluza ha abordado la situación procesal de los expresidentes andaluces, aunque sin mencionarlos, al preguntarle por la exigencias de Ciudadanos sobre la dimisión de Chaves para respaldarle en la investidura. A este respecto, Díaz ha apuntado que tiene un "compromiso claro" y que su "palabra" es su "patrimonio".

"En las próximas semanas, parece que se va a producir un pronunciamiento del Tribunal Supremo, si alguna persona que en estos momentos forme parte del Senado o del Congreso, continúa en la fase de imputación, evidentemente va a tener que dejar su escaño", ha matizado.

Acto seguido se ha mostrado confiada en que saldrán "libres de cargo" estos exdirigentes socialistas, si bien sentenció que "no va a haber excepciones". "Nunca va a haber excepciones", ha sentenciado la también secretaria general del PSOE en Andalucía.

El pasado mes de abril, en las semanas en las que Chaves y Griñán declaraban ante el Alto Tribunal, decía: "Si al final el Supremo imputa un delito a alguien o a algunos de los que hoy están prestando declaración saben perfectamente que les pediré el escaño y eso no tiene más discusión".

Insistía entonces en que "si a alguien le imputan un delito" iba a tener "que dejar su escaño" porque su compromiso es que "no iba a tener en ninguna Cámara a ningún imputado". Chaves y Griñán declararon ante el Supremo por el caso de los ERE en calidad de imputados por su situación de aforados por la condición de parlamentarios, ya que Chaves es diputado por Cádiz en el Congreso de los Diputados, y Griñán senador por designación autonómica del Parlamento de Andalucía.

Outbrain