Las fuerzas de seguridad de Irak han logrado irrumpir este jueves en el aeropuerto de la localidad de Mosul y en un campamento militar cercano, dos de los principales objetivos de la nueva ofensiva contra el grupo yihadista Estado Islámico en la ciudad.

Según las informaciones recogidas por la cadena de televisión iraquí Al Sumaria, miembros del Ejército, la Fuerza Antiterrorista y la Policía Federal han logrado entrar en el aeródromo y el campamento de Ghizlani.

Las fuerzas iraquíes comenzaron su avance hacia el aeropuerto en la jornada de este lunes, con el objetivo de usar las instalaciones como base de apoyo para las operaciones sobre la parte occidental de Mosul.

Las fuerzas de la Policía federal y unidades de élite del Ministerio del Interior conocidas como Respuesta Rápida encabezan la ofensiva hacia el aeropuerto, situado en el extremo sur de la ciudad. El objetivo es partir en dos el frente que forman el aeropuerto y la localidad de Albu Saif, situada en una zona elevada.

El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, ordenó este domingo el reinicio de la ofensiva contra los yihadistas en el oeste de la ciudad, que sigue en manos de Estado Islámico.

Estado Islámico controla Mosul desde verano de 2014 y la ha convertido en su principal bastión en Irak. Las fuerzas de seguridad lanzaron una ofensiva en octubre para intentar recuperar la ciudad. A finales de enero, el Ejército de Irak anunció la toma de todos los barrios de Mosul ubicados al este del río Tigris, si bien los yihadistas siguen controlando la zona occidental de la ciudad.

Los milicianos yihadistas están prácticamente rodeados en la parte occidental de Mosul, donde aún quedan unos 750.000 civiles tras la toma de la parte oriental de la ciudad el pasado mes de enero tras más de tres meses de combates.

Unos 400.000 civiles podrían tener que huir de sus hogares como consecuencia de los combates en el oeste de Mosul, muy afectado ya por la escasez de alimentos y combustibles, según advirtió el sábado la coordinadora humanitaria de la ONU para Irak, Lise Grande.

En el oeste de Mosul se encuentra el casco histórico con zocos centenarios, edificios oficiales y la mezquita desde la que el líder de Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi, proclamó el califato en 2014.

Outbrain