El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reiterado su llamada a ETA para que se disuelva y, con la frase "no habrá nada a cambio de nada", le ha advertido de que no habrá contrapartida alguna por parte del Ejecutivo al desarme que ha anunciado.

Ha sido en Euskadi, en la clausura del congreso del PP vasco, donde Rajoy se ha referido a ese anuncio de que ETA pretende culminar su desarme el próximo 8 de abril.

Rajoy no ha hecho comentario alguno sobre la reunión, desvelada por varios medios, que mantuvo el pasado martes en el Palacio de la Moncloa con el lehendakari, Íñigo Urkullu.

El Gobierno no ha confirmado ni desmentido oficialmente ese encuentro, pero otras fuentes consultadas han certificado que se produjo y que en ella Rajoy trasladó a Urkullu que el Ejecutivo hará que se cumpla la ley en todo momento.

Outbrain