Ni el Gobierno de Madrid ni el de París van a ceder ante ETA ni un ápice, pese a que la banda terrorista quiera escenificar su desarme demorándolo en el tiempo hasta el 8 de abril. España y Francia tienen claro que el plan etarra no puede ser recompensado, que no se pagará ningún precio. Pese a ello la secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández, ha opinado este viernes que el "camino natural" si ETA se disuelve es que se modifique la política penitenciaria, lo que supondría el fin de la dispersión de los presos de la banda terrorista. ETA propondrá un "plan de desarme definitivo" para el 8 de abril.

La responsabilidad sobre la situación de los reos es del "entorno de la banda y no del Gobierno, del PP o del PSOE", ha explicado en Radio Popular y Onda Cero. Así pues, la existencia de la banda imposibilita el fin de la dispersión. Solo tres días antes, su presidente Alfonso Alonso había exigido al Gobierno de Vitoria que retire su plan de acercamiento por ser un "precio" a pagar a una organización terrorista por desarmarse.

Interior, sin embargo, no contempla cambios en la política penitenciaria. "O se disuelven de una vez por todas o se acogen a los criterios legales, que no se van a cambiar", según declaró el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, en una entrevista en el Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo. "Con los terroristas no habrá transacciones ni concesiones. O se disuelven de una vez por todas o se acogen a los criterios legales, que no se van a cambiar", añade el número dos del Ministerio.  

El Departamento que dirige Juan Ignacio Zoido confiará a Francia el posible desarme de ETA el próximo 8 de abril, un acto que llega después de que en 2016 se intervinieran más de cien armas de los terroristas, la cifra más alta en los últimos diez años. "Si ETA quiere desarmarse", explica, "la mejor forma de hacerlo es que comunique a las autoridades francesas dónde están las armas que le quedan, sin alterar su emplazamiento ni su contenido. No va a haber impunidad, con desarme o sin él", zanja.

Tibio PNV y quejas de EH Bildu

La presidenta del Bizkaia Buru Batzar del PNV, Itxaso Atutxa, cree ambas situaciones "son dos proceso distintos", aunque opina que tras el desarme y disolución Moncloa "seguramente podría mostrar otra actitud" respecto a la política penitenciaria.

En una entrevista a Euskadi Irratia, Atutxa ha afirmado que el PNV está esperanzado, "sobre todo porque esta vez parece que va a ser verdadero y definitivo".

Por último, el parlamentario de EH Bildu Unai Urruzuno ha sostenido que los llamamientos de los conocidos como 'artesanos de la paz' a una "implicación social y popular" en el anunciado acto de desarme de ETA se pueden deber a que "quizá no haya una seguridad al cien por cien de que no se vayan a producir actuaciones policiales". "No descartamos operaciones de la Guardia Civil antes del 8 de abril", ha añadido.

Outbrain