El encuentro de LaLiga Santander disputado entre Girona y Barcelona en el estadio de Montilivi vivió cierta polémica extradeportiva al albergar determinados acontecimientos relacionados con el proceso de voluntad independentista de Cataluña.

Las banderas esteladas, representativas de este movimiento en favor de la independencia, hicieron su aparición en el estadio desde antes del inicio del encuentro y proliferaron en diversos rincones de la grada durante el juego.

También antes del encuentro, a la salida del presidente Puigdemont al palco presidencial se produjeron gritos de 'votarem' y algunos hinchas entonaron 'Els Segadors'.

El momento más llamativo llegó en el minuto 17, con los habituales cánticos de 'independencia' calcados del Camp Nou. Se temía que pudiera ocurrir algo de mayor gravedad, como una posible invasión de campo, que al final no sucedió.

Outbrain