El Barcelona y el Girona han manifestado su adhesión a la huelga general en Cataluña convocada para el 3 de octubre por la Mesa para la Democracia (integrada por grupos independentistas como ANC u Òmnium), por lo que ambos clubes pararán todas sus actividades durante la jornada del miércoles.

El club blaugrana, a través de Twitter, ha informado de su decisión y ha calificado la huelga como "paro de país", haciendo suya la expresión lanzada por la Mesa. Ninguno de los equipos profesionales ni los formativos se entrenarán en la Ciudad Deportiva y las dependencias del club permanecerán cerradas.

Por su parte, el Girona, mediante un comunicado en su página web, ha anunciado que también se adhiere a la huelga: "Queda suspendido el entrenamiento del primer equipo así como todos los de los equipos del fútbol base rojiblanco (...) Las oficinas de Montilivi también permanecerán cerradas durante todo el día". Además, el club gerundense "condena las acciones violentas y represivas vividas domingo en Cataluña y muestra su apoyo y solidaridad con los ciudadanos e instituciones del país".

El Espanyol, en cambio, ha roto parcialmente la línea de adhesión a la huelga pero sí ha decidido respetar "escrupulosamente la posición personal de todos sus trabajadores y profesionales en relación al ejercicio individual de seguir la jornada de paro". El primer equipo entrenará a puerta cerrada y no comparecerá, las instalaciones del conjunto estarán cerradas y se aplazarán al jueves las presentaciones que iban a realizarse el miércoles. El club 'perico' también habla de los "graves hechos vividos ayer domingo en el conjunto del territorio catalán".

Las dos posturas reflejadas entre Girona-Barcelona y Espanyol son solo una prolongación de lo ocurrido antes del referéndum del 1 de octubre. Mientras que los dos primeros se manifestaron a favor del voto en la consulta del pasado domingo, el tercero aseguró que optaba por "mantener el deporte al margen de lo político-social".

Outbrain