El agua de la Fontana di Trevi, una de las principales atracciones de la capital de Italia, Roma, se ha vuelto roja después de que un hombre haya derramado pintura en ella, según las autoridades.

La Policía ha detenido al hombre, identificado como Graziano Cecchini, quien ya hizo lo mismo en octubre de 2007 en protesta contra el coste de acoger un festival de cine internacional en la ciudad.

Cecchini ha señalado que el acto es "un trabajo artístico", y no un acto vandálico, según ha informado el diario local 'La Repubblica'. La acción de este jueves ha tenido lugar igualmente en la jornada inaugural del Festival de Cine de Roma.

En respuesta, el vicealcalde de Roma, Luca Bergamo, ha recalcado que "actos como este demuestran ignorancia y una falta total de sentido cívico", tal y como ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

Outbrain

También te puede interesar