Al menos 31 personas murieron y 16 resultaron heridas al caer hoy el abarrotado autobús en el que viajaban en un río en el centro de Nepal, en una zona de orografía complicada que dificultó el rescate, que aún continúa.

El accidente se produjo esta madrugada en el distrito de Dhading, cuando, según el testimonio de algunos de los supervivientes el vehículo, con exceso de velocidad, se precipitó al río, afirmó a Efe el jefe de la Policía local, el superintendente Dhurba Raj Raut.

"Hemos recuperado hasta el momento 31 cuerpos, pero el número de muertos podría aumentar ya que sospechamos que todavía hay algunos desaparecidos", explicó Raut, quien anotó que, según el relato de algunos heridos, podía haber más de 50 pasajeros en el autobús.

Según Raut, la mayoría de los viajeros regresaban a Katmandú después de pasar en el pueblo meridional de Rajbiraj la importante festividad hindú de Chhat.

Entre los fallecidos, dijo el superintendente de Policía, hay nueve niños y doce de los cadáveres aún no han podido ser identificados.

Tanto la Policía nepalí como miembros del Ejército prosiguen con las labores de rescate, después de que les llevara más de seis horas arrastrar el autobús hasta la orilla del río.

Precariedad vial

La precariedad de las carreteras, el mal estado de los vehículos, el exceso de pasajeros y la conducción imprudente son las causas más frecuentes de los accidentes de tráfico en el país del Himalaya.

Según la Policía nepalí, en el pasado año fiscal (del 16 de julio de 2015 al 15 de julio de 2016) se produjeron unos 10.000 accidentes de tráfico en Nepal, en los que murieron alrededor de 2.000 personas y 13.000 resultaron heridas.

Uno de los accidentes más graves en los últimos meses se produjo el pasado marzo en el oeste del país, cuando 26 personas murieron y 36 resultaron heridas al caer por un precipicio un autobús abarrotado de pasajeros.

Outbrain