Ver a Leo Messi en el banquillo es raro, pero verle dos partidos como suplente en Champions lo es todavía más. Y es que Ernesto Valverde está consiguiendo lo que nadie había hecho hasta ahora: rotar al argentino y a la vez tenerle contento.

Messi ha sido suplente en dos ocasiones, en la jornada quinta y sexta de la fase de grupos de la Champions ante Juventus y Sporting de Portugal. Y en ambas ha salido en el minuto 60 de la segunda mitad. Todo estaba pactado.

Ayer, Messi valoró los descansos que cada vez más se toma en partidos con poco o nada en juego, como en las últimas jornada de Liga de Campeones. "Entiendo que el año es largo. Van pasando los años, antes el cuerpo no lo sentía, hoy te pasa factura si juegas muchos partidos. Todavía me cuesta no jugar o salir pero me doy cuenta que es lo mejor. Es jodido estar sentado en el banco", finalizó.

Y no solo eso, ya que el argentino ha mediado entre Valverde y el resto de sus compañeros. Según el periodista del diario As, Santi Giménez, el argentino, como uno de los capitanes, ha aprobado el cambio de rutina en los entrenamientos del equipo en la previa de los partidos nocturnos.

Es decir, si hay partidos en horario Champions el club acostumbraba a entrenar esa misma mañana. Esto permitía tener las tardes libres a los jugadores. Algo que no gustó a Valverde, que ha cambiado estos entrenamientos y los ha puesto por la tarde. Messi ha apoyado esta idea y así se está haciendo.

Outbrain