El Papa Francisco ha confesado durante una entrevista en la televisión de los obispos en Italia que algunas versiones del 'padre nuestro' -como la italiana, la inglesa o la traducida al latín- son incorrectas: podría haber habido un fallo en sus traducciones. En castellano, no obstante, la versión es correcta.

La clave está en la frase "no nos dejes caer en la tentación". En italiano es "non indurci in tentazione", en inglés "lead us not into temptation" y en latín "ne nos iducas in tentationem".

Estas frases se podrían traducir literalmente como "no nos induzcas a la tentación" o "no nos guíes a la tentación", por lo que no reflejan el significado correcto de la oración que según los evangelios de San Lucas y San Mateo Jesús enseñó a sus discípulos.

Según estas traducciones, es Dios el que induce a caer en la tentación, cuando en verdad es el hombre o mujer el que se ve arrastrado a ella, según el Papa Francisco. "La traducción no es correcta", ha sentenciado. "No me dejes caer en la tentación porque soy yo el que cae, no es Dios el que me arroja a ella. Un padre no hace eso, un padre ayuda a levantarse inmediatamente. Es Satán el que nos lleva a la tentación", ha añadido el Pontífice.

Estas declaraciones llegan después de que Francia haya adoptado una nueva versión de su 'padre nuestro' en la que han cambiado esta polémica frase después de años de negociaciones, por lo que no es una cuestión nueva, según AFP. En 2008, la traducción de la Biblia de la Conferencia Episcopal Italiana ya incluyó ese cambio con el verbo abandonar: "non abbandonare alla tentazione". Pero el misal romano no usa esa traducción.

Outbrain