El candidato a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) Luis Rubiales afirmó que no contempla que no prospere la moción de censura y que va a ser el presidente de dicho organismo en sustitución de Angel María Villar "porque así lo quiere el fútbol español", así como expresó su confianza en que la participación de la selección nacional en el Mundial de Rusia no corre riesgo alguno.

"Hablo con FIFA y la UEFA, y no puedo decir que tenga una tranquilidad total, pero no creo que se vaya a conceder esto. Voy a dar mi opinión a la FIFA y espero que tanto nuestro Gobierno como la federación hagan todo lo posible. La selección española estará en el Mundial. El problema es que tenemos una federación débil, que falta legitimidad y que no tiene una presidente elegido. Voy a ser el próximo presidente porque así lo quiere fútbol español", sentenció en rueda de prensa en Madrid.

Luis Rubiales se declaró "muy respetuoso" ante las declaraciones de Ángel Maria Villar, que dijo la víspera de que llegaría al sillón presidencial "por la puerta de atrás" si llega al mismo a través de la moción de censura. "Ha sido presidente durante treinta años y ha hecho cosas muy buenas y otras mejorables. No hemos podido elegir la manera de entrar y lo que ofrecemos es soluciones ante situaciones posibles. Queremos que la democracia decida, ahora no hay presidente elegido. No queremos quedarnos quietos y por eso doy un paso al frente", señaló.

A su juicio, hay responsables de la RFEF que están "interesados en hacer política del miedo". "Dicen 'Luis va a venir y todos vais a dejar de estar'. Conozco la federación para decir que hay magníficos profesionales y a muchos de ellos no se les saca rendimiento. Lo primero que haré si gano es convocar la mesa del fútbol español. Tienen que estar las territoriales, quiero contar con LaLiga, con el CSD, los futbolistas, los árbitros, con todos. Todo el mundo debe saber que el gestor y matriz del fútbol español es la federación", dijo.

Rubiales aseguró que da el paso de presentarse a la elección "para hacer un fútbol mejor que nutra desde arriba a los que más lo necesitan". "Lo vamos a conseguir, el cambio va a llegar. El fútbol español me lo ha pedido de forma mayoritaria. No podemos mirar a otro lado. El que ha sido presidente ha sufrido una situación critica y difícil. Respeto su situación. El ruido que va a haber no me va a apartar de seguir adelante y de luchar por tener mejor fútbol", explicó.

Si triunfa la moción de censura, Rubiales será presidente de la RFEF. "Eso dice la ley. Ha habido muchísimos asambleístas que me han dado la confianza. No contemplo que no triunfe la moción, vamos a ganar. Conozco a la gente que está conmigo. No tengo miedo y sé que va a seguir adelante este movimiento. Hubo una reunión de 14 presidentes de territoriales y algunos han cambiado opinión, entre ellos Larrea", desveló.

No tiene una persona decidida como presidente de los árbitros que pudiera sustituir a Victoriano Sánchez Arminio, aunque expresó su admiración por el actual seleccionador nacional, Julen Lopetegui. "Antes voy a hablar con ellos. ¿Lopetegui? No quiero hablar de trabajadores. Respeto mucho a Julen y a su equipo. No hay español que no se sienta orgulloso de su selección", comentó.

"No he venido para estar aquí 30 años"

Por otra parte, desmintió que aceptara el cargo de vicepresidente de la RFEF que le habría ofrecido Villar. "Ese rumor ha estado. Es cierto que en los últimos tres meses no he hablado mucho con él, pero tenía claro que no iba a aceptarlo. ¿30 años? No me veo tantos años. Un dirigente tiene que estar un número de años para poner de manifiesto el camino al que quiere llegar. No he venido a estar 30 años", aseguró.

El expresidente de la AFE justificó que se presenta a la elección como presidente de la RFEF porque, según él, "es necesario porque hay que pasar página". "Estamos viviendo una situación compleja en el fútbol español y hay un grupo mayoritario que me pidió dar ese paso. Se han hecho cosas muy buenas en el pasado, pero estamos en ese momento en que se necesita pasar página", argumentó.

Rubiales se mostró convencido de que tendrá ese apoyo mayoritario del mundo del fútbol para tomar el relevo en el sillón de la RFEF. "He detectado un movimiento de desprestigio a nivel personal; una demora en cuanto al tiempo en la convocatoria de las elecciones y que se intente evitar que todo el mundo que representa fútbol pueda votar", señaló.

Respecto a la posible celebración de las elecciones el 16 de enero, el responsable del sindicato de jugadores desde 2010 a este 2017 recordó que en esa fecha hay partidos de la Copa del Rey y jornada de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS). "Creo que se han sentido falta de respeto. Tenemos que fijar un día en el que todo el mundo pueda votar", manifestó.

Los ejes de su candidatura se centran en la transparencia, el apoyo al fútbol femenino y modesto, y al fútbol sala. "También al fútbol playa. Hay que dar mayores herramientas. La federación nos va a propiciar tantos ingresos que tenemos que revertirlos en la base, en la mujer, el fútbol sala y fútbol playa. No entiendo cómo en toda la historia de la RFEF no ha habido una mujer como vicepresidenta", subrayó.

Asimismo, anunció que se creará una "estructura superior que controle cada papel" en el caso de ganar los comicios. "La transparencia puede ir hacia fuera y hacia dentro. Tenemos que abrirnos más a la sociedad. De manera interna no es que haya opacidad, sino que hay que crear una estructura ordenada que sea la misma en Ceuta y Cantabria, que tenga en cuenta las especificidades de cada territorio", destacó.

PRIMERO EL OJO DE HALCÓN, LUEGO EL VAR

El exjugador del Levante considera que las "tecnologías tienen que llegar en su momento", en alusión a la aplicación del videoarbitraje. "Echo de menos que haya habido un debate. Los que hemos sido protagonistas en el verde tenemos la idea de ver lo que es objetivo y lo que es interpretable. Soy partidario primero de aquellas que no son objeto de interpretación y luego de esa segunda tecnología que sea fruto de un debate más elaborado en el que participen árbitros, jugadores, clubes y estaría dispuesto abrirlo a medios", sugirió.

Para él, no puede ser que se aplique el VAR fruto del acuerdo entre dos personas, en alusión al presidente en funciones de la RFEF, Juan Luis Larrea, y el presidente de LaLiga, Javier Tebas. "Creo que hay que hacer las cosas fruto del debate. Hemos esperado 150 años y creo que se han precipitado. Esto es fruto de una federación débil, que al cuarto de hora cambia de opinión", lamentó.

Outbrain