La ucraniana Anna Muzychuk, doble campeona del mundo de ajedrez, perderá sus dos títulos en el próximo Campeonato del Mundo Femenino que se celebra en Arabia Saudí entre el 26 y el 30 de este mes de diciembre. Muzychuk ha renunciado a competir por su negativa a vestir el tradicional abaya con que el país obliga a vestir a las mujeres.

"En pocos días voy a perder mis dos títulos mundiales, uno a uno. Solo porque he decidido no ir a Arabia Saudí; por no jugar con las reglas de otros, por no llevar abaya, por no tener que ir acompañada cuando estoy en la calle y, en resumen, por no sentirme una criatura secundaria", ha escrito la ucraniana en su perfil de Facebook.

La campeona, a la que tampoco acompañará su hermana, también ajedrecista, asegura tomar la decisión "por principios", a pesar de que se sentía preparada "para ganar más que en una docena de competiciones juntas".

Muzychuk sí que participó en Irán, donde las jugadoras tuvieron que lucir el hiyab en la cabeza. Ha sido la coincidencia de ambas citas en un mismo año lo que ha colmado la paciencia de la ucraniana. "Primero Irán y luego Arabia Saudí. Me pregunto dónde se organizará el próximo Campeonato del Mundo Femenino", dijo entonces anunciando su negativa a participar.

Veto a siete jugadores de Israel

No ha sido la única polémica que ha acompañado a este Mundial. Israel y representantes de federaciones internacionales de ajedrez comunicaron que se les ha denegado la visa a siete ajedrecistas israelíes para participar en el Campeonato Mundial de Ajedrez Rápido y Relámpago Rey Salman en Riad, informa Efe.

En la ceremonia de apertura del campeonato de anoche, el director de la Federación Mundial de Ajedrez (FIDE, en siglas en francés), Georgios Makropoulos, dijo que esperaba que en próximas convocatorias el reino saudí permitiese la participación de todos los jugadores.

"Nos gustaría ver el próximo evento aquí, como el "Campeonato Mundial de Ajedrez Rápido y Relámpago Rey Salman de la Paz y la Amistad", donde todo el mundo sea invitado", dijo, según recogió el diario The Times of Israel.

Outbrain