El delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, ha confirmado este martes que el cadáver encontrado en Rianxo es el de Diana Quer. En esta comparecencia los responsables de la Guardia Civil han desvelado además el relato cronológico de la investigación. Las fuerzas del orden sabían con casi total certeza desde noviembre de 2016 que 'El Chicle' era el autor del rapto de Diana Quer, sin embargo no poseían las pruebas suficientes ni para detener al sospechoso, ni para reabrir el caso. El intento de violación de otra joven en Boiro días antes aceleró la investigación. La joven logró grabar por error el audio del asalto y eso fue clave para, posteriormente, desmontar la coartada que había construido 'El Chicle'.

"Desde el primer momento se vio que había algo raro y por eso se actuó muy rápido", empezó a explicar Manuel Sánchez Corbí, coronel de la Unión Central Operativa (UCO) sobre el comienzo de este caso, en agosto de 2016.

Corbí ha sido el encargado de explicar la primera parte de la investigación, ésa en la que inicialmente incluso valoraron la opción de que el autor de la desaparición fuera de la familia o del entorno, una opción que fue descartada rápidamente.

"El hallazgo del móvil de Diana [en la ría] nos permitió saber que estábamos ante un profesional que sabía que tenía que deshacerse de pruebas para que no le incriminaran", continuó su relato Corbí. Con el análisis de las cámaras que se tenía se llegó a la conclusión de que tres vehículos podían ser aquellos en los que iba Diana.

"Cuando nos centramos en el sospechoso ['El Chicle'], vimos que la señal del teléfono coincidía con el móvil de Diana, salvo en la salida de A Pobra do Carabiñal. Su pasado delictivo y de antecedentes nos cuadraba: no tenía vinculación con Diana, pero tenía tendencia hacia la criminalidad", comentó. 

"Cuando empezamos a seguirle, 'El Chicle' se mosqueó y se dio cuenta de que le seguíamos. Eso hizo que nos llevara ventaja", añadió antes de afirmar que el propio 'Chicle', su mujer y sus cuñados elaboraron una coartada que impidió incriminarle. Sin embargo, una contradicción en el relato de ambos en sus primeras declaraciones, en noviembre de 2016, hicieron centrarse ya sólo en él.

"El 24 de noviembre llamó a la Guardia Civil, para preguntar por qué le estaban persiguiendo. Cometió un fallo: dijo que estuvo en las fiestas con su mujer en las fiestas de A Pobra, pero luego se le olvida el 30 de noviembre al ser citado como testigo junto con su mujer. En este segundo testimonio ya no se sitúa en Pobra. La señal del teléfono de la mujer no se movió de su casa. Los cuñados avalan también su teoría, pero nosotros no nos lo creímos", añadió Corbí.

'El Chicle' dejó su teléfono y facilitó su coche perfectamente limpios para que no se hallaran pruebas.

La reconstrucción un año más tarde, el 21 de agosto de 2017, del lugar donde se produjo el secuestro hizo "ya no tuviéramos dudas de que a Diana se la llevó El Chicle", afirmó Corbí. Una de las pistas fundamentales era que, tras limpiar la saturación de datos de las antenas de los teléfonos móviles, se vio, esta vez sí, que el móvil de 'El Chicle' y el de Diana salieron en la misma dirección. "En noviembre  de 2017 nos afanamos en tener todos los informes técnicos para que el juez pudiera reabrir el caso", desveló.

Un audio de WhatsApp con el asalto clave

El coronel Javier Jambrina Rodríguez desveló el resto del relato y la clave de cómo el intento de Asalto de 'El Chicle' a otra mujer días antes de desvelar dónde estaba el cuerpo fue vital para acelerar el proceso.

'El Chicle', comenzó a explicar Jambrina, asaltó a la chica en medio de la calle y le pidió que le diera el móvil. "Ella se niega y dice que si quiere, le da el dinero. 'El Chicle' es rápido y con agilidad finge que es una broma. Cuando se da cuenta de que la chica ha visto la matrícula, saca una herramienta y le fuerza a que se meta en el maletero. No logra cerrar por la resistencia de la chica el maletero y cuando ella ve una presencia de una pareja grita. 'El Chicle' huye y ella sale del maletero", empezó a contar.

"La chica, accidentalmente, graba un audio que luego mandó por Whatsapp. También tenemos imágenes de cómo la aborda", añadió. "Hay coincidencia -prosiguió- con el modus operando de la violación a su cuñada y el caso de Diana. Nos cuenta el modus operandi de 'El Chicle' con sus víctimas".

"El escenario nos sorprendió. Había que tomar decisiones. Pese a saberse en el punto de mira, intentó otro ataque. No nos lo esperábamos. Tras los análisis, pensamos que no nos quedaba más remedio que detenerlo. Nos obligaba a salirnos de nuestro guión. Era un problema. Tuvimos que terminar los informes en 2-3 días. Estaban previstos para 10 días", afirmó.

"El cuerpo de Diana estaba lastrado por ladrillos"

Después de ser detenido y de que su esposa retirara la coartada de 'El Chicle', el propio acusado dio una primera versión en la que afirmaba que había atropellado a Diana Quer. Jambrina ha señalado hoy que ve "imposible" que, pese a una versión dada por José Enrique Abuín Gey, alias 'El Chicle', la causa de la muerte de Diana Quer se deba a un atropello.

Luego, en una segunda declaración, de madrugada del 31 de diciembre, 'El Chicle' sí que desveló el lugar exacto de dónde había escondido el cadáver.

"El lugar es un depósito de agua potable para la fabricación de gaseosas. Es como un cilindro de 10 metros de profundidad. Estaba cubierto por una losa de hormigón de 8-10 centímetros. Aunque alguien hubiera pasado por ahí, no se hubiera visto. Tiene una boca de 40 por 40 centímetros que es por donde 'El Chicle' echó el cuerpo", describió Jambrina.

"El lugar es un depósito de agua potable para la fabricación de gaseosas. Es como un cilindro de 10 metros de profundidad. Estaba cubierto por una losa de hormigón de 8-10 centímetros de grosor y un metro ym medio de ancho. Aunque alguien hubiera pasado por ahí, no se hubiera visto. Tiene una boca de 40 por 40 centímetros que es por donde 'El Chicle' echó el cuerpo. Estaba lastrado con ladrillos. Estaba atada con cuerdas", concluyó el relato.

Outbrain