Existen diferentes pasos a seguir para resolver el cubo de Rubik: con un poco de práctica se puede armar en menos de dos minutos y con algo de perseverancia incluso se puede bajar de los 30 segundos. Sin embargo, este increíble robot puede resolverlo en tan solo 0.38 segundos.

El Cubo de Rubik clásico es un rompecabezas mecánico tridimensional que posee seis colores uniformes. Un mecanismo de ejes en el interior permite a cada cara girar independientemente, mezclando así los colores. El objetivo es que cada cara debe volver a quedar en un solo color.

El vídeo publicado por Ben Katz, muestra uno de los cubos de Rubik clásicos en una posición sin resolver. Después el robot entra en acción colocando los colores en el lugar correspondiente en menos de un segundo.

Ocurre tan rápido que es casi imposible estar seguro de si se ha hecho algún tipo de trampa. Sin embargo, visto a cámara superlenta, se pueden apreciar a la perfección los movimientos del robot hasta completar el rompecabezas.

El software ha sido desarrollado por Ben Katz y Jared Di Carlo, cuyo objetivo inicial era conseguir resolver el Cubo de Rubik en tan solo 0,25 segundos. La meta era que los motores permitieran a la máquina realizar cada movimiento en diez milisegundos y, a pesar de que ha sido quince milisegundos más lento, no ha impedido que supere el récord mundial de 0,637 segundos.

Outbrain