Joaquín Caparrós (Utrera, 1955) ha hecho frente a su primer desafío como director de fútbol del Sevilla cosechando un balance positivo de 14 millones de euros. Después de un mercado de fichajes bastante agitado por varios nombres propios, el hispalense valora en los resultados obtenidos, la antigua labor de Monchi, la competencia con el Betis y un hipotético regreso a los banquillos.

El Sevilla fue protagonista en el pasado mercado por varios fichajes cerrados de manera formidable y otros que finalmente no llegaron. ¿No le da la sensación de que todo cuesta un poco más desde que se fue Monchi?

Tanto Monchi como Óscar Arias hicieron un trabajo excelente ayudando a que el club se posicionase en primera línea tanto a nivel deportivo como en modelo de gestión. Marchas importantes nunca son fáciles de reemplazar, pero nosotros queremos darle esa continuidad para seguir sumando éxitos. Estamos orgullosos de esta plantilla que hemos confeccionado a base de paciencia y confianza.

Pese a que el Sevilla ha obtenido un balance positivo de 14 millones de euros, equipos como Sevilla, Villarreal y Valencia han invertido más dinero en fichajes. ¿Cómo se puede contrarrestar esto?

Hay otros factores más importantes que las inversiones. Debemos mirar que los nuevos jugadores ya conozcan el sistema de juego y se adapten lo mejor posible. Que te hayas gastado más cantidad de dinero no es sinónimo de mayor éxito. El Sevilla es un equipo que ha crecido con la filosofía de vender para crecer por lo que tenemos la obligación de apostar por buenos jugadores para que en un futuro obtengamos plusvalías.

¿Cree que el modelo de gestión del Sevilla es único en el mundo?

Sí, no me cabe la menor duda. Pero esto no viene de ahora, sino de hace muchísimo tiempo. El Sevilla está creciendo mucho en todas sus áreas de manera paralela a los éxitos deportivos y eso sirve para que otras entidades también apuesten por algo similar. Los sevillistas saben de lo que hablo.

Hablando de gestiones, imagino que un Sevilla-Betis en EEUU no sería una buena operación, ¿verdad?

No se podría trasladar a EEUU. Este derbi es muy diferente al resto de partidos y debe jugarse aquí. En cuanto a este tema hay que valorar dos aspectos: la marca del fútbol español que quiere crecer y la parte emotiva. Esta última no se puede perder y si a un socio le dices que para ver a su equipo tiene que ir a otro país posiblemente no se abone más. Hay que meditarlo muy bien. El fútbol es un negocio, pero también es un deporte sentimental.

¿Cree que el reparto televisivo influye en que el Betis sea más fuerte que en años anteriores?

Siempre exceptuando a Madrid, Barcelona y Atlético, los ingresos por televisión hacen que haya más igualdad entre el resto de clubes. Es verdad que económicamente hablando el Betis se está acercando, pero no tenemos que preocuparnos de nadie, solo de hacer las cosas bien como hasta ahora. En la anterior temporada estuvieron por delante en Liga, pero llegamos a la final de la Copa del Rey y a cuartos de Champions.

¿Se le queda una 'espinita' clavada con el fichaje fallido de Mariano?

Hicimos lo correcto en todo momento. Ya dijimos que el jugador nos comunicaba por activa y por pasiva que quería venir aquí. Además, el Olympique de Lyon también dio el visto bueno a esta operación. No podemos mirar al pasado.

¿Por qué no llegaron Mayoral y Portu?

Respecto a Borja Mayoral nosotros buscábamos una compra, pero solo nos daban la opción de una cesión. Con Portu estuvimos hasta última hora negociando y nos pusimos una hora fija para cerrar la operación. Como antes de esa hora no tuvimos respuesta decidimos romper con las conversaciones.

¿Quiere volver a entrenar?

Estoy muy centrado en lo mío, bastante tengo. Damos una continuidad importante en la cantera y en el primer equipo por lo que queremos que la materia prima tenga un producto final. En el futuro ya se verá.

Sonó con fuerza para dirigir a España…

Me agradó que mi nombre estuviese en los medios como un posible candidato. Nuestra selección es el reflejo del fútbol español y, evidentemente, todos los técnicos están encantados de un desafío como este. Ahora, hay que apoyar a Luis Enrique y a los futbolistas.

Cerramos con una curiosidad. ¿Cree que trabajar en el Sevilla es más difícil que en otros clubes?

Cada club tiene sus pros y sus contras, pero lo importante es que todas las partes estén juntas. Ser presidente no es fácil y ahí está Pepe Castro haciéndolo fenomenal. Le estoy muy agradecido por darme la oportunidad de volver al club y queremos seguir creciendo. Respecto a Pablo (Machín), tampoco es fácil dirigir a un equipo tan grande como este. Pese a su juventud, tiene hambre de hacer cosas grandes.

Outbrain