LaLiga, el Barcelona y el Girona ha formalizado la petición de los permisos necesarios a la Federación de Fútbol de España (RFEF) para que ésta autorice la celebración del partido entre ambos equipos en EEUU planeado por el organismo que preside Javier Tebas.

En un comunicado, LaLiga informa de que esta petición se produjo en la noche de este lunes mediante una carta firmada por Josep Maria Bartomeu y Delfi Geli (presidentes de Barcelona y Girona), además del propio Javier Tebas y confirma varios de los detalles que se han ido filtrando en las últimas semanas: el partido se jugaría el sábado 26 de enero a las 20.45 horas en España, en el Hard Rock Stadium de Miami.

LaLiga pide, de esta manera, uno de los permisos necesarios para que, por primera vez en su historia, un partido de su competición se juegue fuera de las fronteras nacionales. Los otros permisos deben otorgarlos el Consejo Superior de Deportes (CSD), la UEFA, la CONCACAF y la Federación de Fútbol de EEUU (USSF), tal y como informó Javier Tebas el pasado jueves en una entrevista concedida a Onda Cero.

Esta petición tiene lugar después de que LaLiga consiguiese la luz verde por parte de Aficiones Unidas, que aglutina a las peñas, con la entrega de un programa de compensación a los aficionados afectados. En la mañana de este lunes, Javier Tebas se reunió con David Aganzo, presidente de la AFE, y a través de una propuesta de un stage en EEUU, neutralizó la oposición inicial del sindicato de jugadores, que llegó a plantear en agosto la posibilidad de realizar una huelga como protesta por la medida.

La RFEF, un duro escollo

La operación llega a un momento clave, ya que, con el 'sí' de los clubes y la aquiescencia de AFE y Aficiones Unidas, la RFEF es el mayor escollo que LaLiga se va a encontrar en el camino por llevar el Girona-Barcelona a Miami. El presidente de la federación, Luis Rubiales, reaccionó con dureza a la propuesta de Tebas y a su línea de actuación.

En una entrevista a The Guardian, el dirigente expresó su  su descontento, criticó a su homólogo en LaLiga y advirtió de que todo depende de lo que diga su organismo. Rubiales aseguró que Tebas habló "con todos menos con las personas con las que tenía que hablar", lo que definió como "falta de respeto". También afirmó que los documentos firmados hasta entonces "no tienen valor".

Outbrain