Buscar

Las personas con ciertos tipos de sangre tienen mayor riesgo de ataque cardiaco en periodos de contaminación

8:40 - 15/11/2017
Imagen: Dreamstime.

Las personas que tienen los tipos de sangre A, B o AB presentan un riesgo elevado de sufrir un ataque cardiaco durante periodos de contaminación atmosférica significativa, en comparación con aquellos con el tipo de sangre O, según una nueva investigación del 'Intermountain Medical Center Heart Institute' y 'Brigham Young University' (BYU), en Estados Unidos.

El nuevo estudio vincula el aumento del riesgo de ataque cardiaco asociado con la contaminación por partículas pequeñas con un mayor riesgo de ataque cardiaco para personas con ciertos tipos de sangre que padecen enfermedad de la arteria coronaria. El gen ABO, que está presente en personas que tienen los tipos de sangre A, B y AB, es el único gen que ha sido validado en grandes evaluaciones internacionales para predecir ataques cardiacos entre personas con enfermedad coronaria.

Trabajos previos también han mostrado vínculos entre la contaminación con PM2.5 de partículas pequeñas y los ataques cardiacos, el ingreso al hospital con dolor torácico inestable, insuficiencia cardiaca y fibrilación auricular. Este nuevo estudio fue diseñado para construir y vincular esos hallazgos y probar la influencia de una variación: el impacto del tipo de sangre de un individuo. "Nos preguntamos, si alguien tiene una variación específica en este gen ABO, ¿es más o menos probable que experimente un ataque al corazón en tiempos de mayor contaminación?" relata el autor principal de esta investigación, Benjamin Horne, epidemiólogo clínico del estudio del 'Intermountain Medical Center Heart Institute', en Salt Lake City. "La mutación primaria que estudiamos diferencia entre los tipos de sangre O y los no O, que incluye los tipos de sangre A, B y AB positivos y negativos. El que se ha encontrado en los estudios genéticos como de menor riesgo es O. Los otros tres tenían un riesgo más elevado", añade este científico, que presenta su trabajo este miércoles en las sesiones científicas de la Asociación Americana del Corazón, que se celebran en Anaheim, California.

Se ha demostrado en grandes estudios internacionales que decenas de genes predicen la aparición de la enfermedad de la arteria coronaria en personas que están libres de la patología. Pero la gran mayoría de las personas no tendrá un ataque cardiaco a menos que ya padezcan un trastorno de la arteria coronaria. Tampoco hay certeza de un ataque al corazón, incluso con una enfermedad cardiaca. "Tiene que tener otras características para que la enfermedad coronaria progrese a un ataque al corazón -apunta Horne-. La asociación entre los ataques al corazón y la contaminación en pacientes con sangre no O no es algo por lo que se deba entrar en pánico, pero es algo que debe tenerse en cuenta".

Para enviar esta noticia por email, por favor, rellene los siguientes datos.