Buscar

DESTACAMOS
Atlético y Real Madrid firman las tablas en el derbi y quedan a diez puntos del Barcelona

Alain Resnais reflexiona sobre el éxito en Cannes

20/05/2009 - 20:45

CANNES, Francia (Reuters) - Alain Resnais, el reconocido director francés de clásicos del cine arte como "El año pasado en Marienbad", se esforzaría por atraer a más espectadores si sólo conociera la fórmula.

Sin embargo, el cineasta de 86 años que se declara a sí mismo como "demasiado perezoso" para alterar los relatos de sus obras intelectuales con sangre y truenos, y que llevó "Hiroshima mon Amour" al Festival de Cine de Cannes hace 50 años, señaló que siempre ha querido ganarse al público.

"Si hubiera sabido que al colocar la cámara un poco más a la derecha o un poco más hacia la izquierda, moviéndola de un lado a otro y posicionándola lo verían más personas, lo haría inmediatamente", dijo el realizador después del estreno para la prensa de su filme "Les herbes folles" en Cannes.

"Pero es completamente imprevisible", indicó.

"Así que lo único que intento es: '¿La película que dirijo producirá emociones? (...) ¿Y será suficiente para que el espectador no quiera abandonar la sala de cine?'", agregó.

Su última película, una comedia ligera de lo absurdo sobre un hombre que encuentra una cartera, es muy distinto al tono sangriento de otras cintas a concurso, como "Malditos Bastardos", de Quentin Tarantino o el trabajo de Lars von Trier, "Anticristo".

Basado en una novela del escritor francés Christian Gailly, "Les herbes folles", está protagonizada por Andre Dussollier, un hombre intrigado por una mujer interpretada por Sabine Azema, quien combina a su pasión por volar con su profesión como dentista.

PARA PAGAR EL ALQUILER

Bajo la fuerte iluminación de la sala de prensa de Cannes, el canoso Resnais, con gafas oscuras representa por completo al icono de los cinéfilos de la "Rive gauche", pero dijo que hace películas porque "nunca he encontrado otra manera para ganar dinero y pagar mi alquiler".

El director expresó su comprensión por el baño de sangre visto en los trabajos de los cineastas más jóvenes, pero no dio señales de la posibilidad de unirse a la tendencia.

"No les diré: 'Cuidado, en mi próxima película habrá muchísima sangre y voy a profundizar aún más en la violencia", dijo.

"Eso no funcionaría. Soy demasiado perezoso e indolente por naturaleza", agregó.

Por James Mackenzie


Otras noticias

Contenido patrocinado