Buscar

Himnos de paz y cuestionamientos a Chávez inundan la TV oficialista de Honduras

AFP
12/07/2009 - 15:22

"Paz, paz, paz... el mundo pide paz", letra de una conocida canción de un compositor chileno, se repite hasta el cansancio en la televisión oficial de Honduras, convertida desde el golpe de Estado en un medio de propaganda enfocado en cuestionar la injerencia del presidente venezolano, Hugo Chávez.

La melodía, que sostiene que sólo la paz trae la paz y que en 1983 fue donada a las Naciones Unidas por el compositor chileno Joakín Bello, acompaña junto al no menos conocido Himno de la Alegría los mensajes que apoyan la destitución del presidente Manuel Zelaya, ocurrida el pasado 28 de junio.

Dos semanas después de la destitución de Zelaya, el gobierno de Roberto Micheletti mantiene un control relativo de los medios de comunicación, censurados parcial y temporalmente en el inicio de su gobierno de facto, a través de sucesivas cadenas nacionales.

La Televisión Nacional de Honduras, cuyas instalaciones fueron las primeras en ser tomadas por los militares tras el golpe, dedica buena parte de sus espacios a transmitir programas que cuestionan las actuaciones de Chávez y el apoyo que le brinda a Zelaya.

La televisión oficial apenas menciona la violencia para hacer enfásis en que ésta es provocada por los partidarios del retorno del detituido mandatario y evitan informar sobre la forma en que han sido reprimidas las manifestaciones o sobre las denuncias de detenciones que hacen los opositores al golpe.

Chávez es presentado como el principal instigador de la inestabilidad política, y el canal repite grabaciones de declaraciones suyas en las que insulta al mandatario estadounidense, Barack Obama, o al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, a quien llamó en una oportunidad "pendejo insulso".

"La democracia no se construye con insultos", señala uno de los mensajes transmitidos por el oficial Canal 8.

"Mel venía en un avión de Chávez, con piloto de Chávez y viola soberanía hondureña (...) No más injerencia extranjera ¡pedimos respeto!", afirma otra consigna oficial sobre el fallido intento de Zelaya de retornar a Tegucigalpa el domingo pasado.

Se reproducen también insistentemente declaraciones de un ofuscado Zelaya, llamando a instaurar un régimen socialista en Honduras.

Horas después del golpe, varios medios afines a Zelaya fueron violentamente acallados. El Canal 6 y el Canal 66 Maya TV fueron sacados abruptamente del aire, además de la estadounidense CNN y la multiestatal Telesur, mientras que la Radio Progreso sufrió un allanamiento y periodistas del diario El Heraldo fueron amenazados.

La independiente Radio Globo también fue cerrada el 28 de junio, pero la emisora seguía transmitiendo el sábado, siendo una de las pocas voces disidentes que se escuchan hoy en los medios de Honduras.

Los mensajes del presidente Micheletti o de otros miembros de su gobierno, interrumpen sin aviso las transmisiones de la radio y la televisión, incluida la programación de la televisión por cable, en una situación que comienza ya a irritar a los hondureños.

Eso sucede mientras la Televisión Nacional y otros medios afines -que son mayoría en Honduras- difunden insistentemente consignas a favor de la paz, concepto escogido como emblema por el gobierno de Micheletti, cuyos seguidores convocaron a una masiva jornada de oración para el sábado.

Contenido patrocinado

Otras noticias