Buscar

El Partido Socialista francés, contra la prohibición del velo islámico integral

AFP
7/01/2010 - 14:34

El opositor Partido Socialista francés (PS) afirmó el miércoles que "no está a favor" de una ley que prohíba el uso del velo islámico integral (burqa), considerado por el presidente Nicolas Sarkozy como una "señal de servidumbre" de la mujer.

"El Partido Socialista no está a favor de una ley ad hoc", declaró el portavoz de esa formación, Benoit Hamon, a la radio privada RTL, antes de aclarar que su partido se "opone totalmente a la burqa, pues es una cárcel para las mujeres".

El portavoz socialista consideró que "en la República, no hay lugar para la burqa, pero una ley ad hoc no tendría los efectos esperados". En su opinión "no corresponde al Estado interpretar los textos (religiosos) sobre lo que figura o no figura en el Corán o en la Biblia".

"Pensamos que antes que hacer una ley (...) es necesario utilizar todos los instrumentos que nos propone el derecho para que esos comportamientos sean condenados cuando alguien los alienta", consideró el portavoz socialista. "¿Cómo harán las fuerzas del orden para que una mujer se quite la burqa?", se preguntó Hamon.

Tres diputados socialistas expresaron su apoyo a la prohibición por ley de la burqa, por considerarla "una afrenta a la dignidad humana".

Al hablar ante responsables de su partido, la Unión para un Movimiento Popular (UMP, derecha), Sarkozy evocó el lunes la posibilidad de que el Parlamento adopte una resolución (disposición no obligatoria) al respecto. Sarkozy, que nunca habló directamente de una ley, tampoco excluyó esa posibilidad. El jefe de la bancada parlamentaria de la UMP, Jean Francois Copé, anunció recidentemente que este mes presentaría un proyecto de ley.

Francia, país de tradición laica, donde vive la mayor comunidad musulmana de Europa, con unos seis millones de personas, adoptó en 2004 una ley que prohíbe el uso de "signos religiosos ostensibles" como el velo islámico en los colegios secundarios.

Sarkozy afirmó meses atrás que la burqa, que en Francia usan unas 2.000 mujeres según datos oficiales, "no será bienvenida en la República", pues "es una señal de servidumbre".

El líder de la ultraderecha francesa, Jean Marie Le Pen, que el miércoles pidió un "referéndum sobre la inmigración", consideró que "no es necesaria una ley" sobre la burqa, pues "las reglas policiales son suficientes". Recordó que, según "las reglas de mantenimiento del orden", está "prohibido ir por la calle con el rostro cubierto (...) y eso se aplica también a la burqa".

Políticos de izquierda y derecha advirtieron sobre el peligro de estigmatización del islam, en medio de un debate abierto por el gobierno sobre la identidad nacional y la inmigración.

Contenido patrocinado

Otras noticias