Buscar

Asocian uso ácido fólico al final de embarazo con asma en niños

7/01/2010 - 18:13

Por Amy Norton

NUEVA YORK (Reuters Health) - Los hijos pequeños de mujeresque tomaron ácido fólico al final del embarazo tendrían másriesgo de desarrollar asma, publicó American Journal ofEpidemiology.

El estudio sería el primero en asociar el uso gestacionaldel suplemento con el riesgo de asma.

No obstante, para los autores, es muy pronto como paradarle algún consejo a las embarazadas. Además, el estudio noconsideró el uso de ácido fólico al inicio del embarazo.

Es un hallazgo importante, afirmó el equipo, porque el usoadecuado del suplemento al momento de la concepción reduce elriesgo de ciertas malformaciones congénitas del cerebro y lamédula.

Esas anormalidades, llamadas defectos del tubo neural,incluyen la espina bífida, un defecto incapacitante de lamédula, y la anencefalia, un defecto fatal que impide eldesarrollo cerebral.

Se aconseja que las mujeres tomen 400 microgramos de ácidofólico por día ates de concebir y en el primer trimestre delembarazo, una ventana crítica para la aparición de los defectosdel tubo neural.

El nuevo resultado "no contradice" esa recomendación,aclaró a Reuters Health el doctor Michael Davies, de laUniversity of Adelaide, en Australia.

De todos modos, Davies agregó que, dado que el ácido fólicosólo es necesario en el primer trimestre para prevenir losdefectos del tubo neural, se necesitan más estudios paraevaluar si hay que elaborar nuevas guías más específicas sobresu uso en el resto del embarazo.

El equipo de Davies estudió la tasa de asma en más de 400niños a cuyas madres se las había controlado desde el embarazo.Poco menos del 12 por ciento de los niños había desarrolladoasma a los 3 años y el mismo porcentaje tenía enfermedadpulmonar a los 5 años.

Los autores hallaron que los hijos de las mujeres quehabían tomado ácido fólico al final del embarazo (a partir dela semana 30) eran un cuarto más propensos a tener asma a los 3años que los niños de madres que no habían tomado ácido fólicoen esa etapa gestacional.

Esos pequeños eran también más propensos a tener síntomasde asma persistente entre los 3 y los 5 años.

La mayoría de las mujeres que había tomado ácido fólico alfinal del embarazo lo ingirió en una multivitamina (en general,300 microgramos diarios de ácido fólico).

No hubo relación entre el consumo materno de folato, laforma natural del ácido fólico presente en arvejas, lentejas,jugo de naranja, espinaca o brócoli, y el riesgo de asma de sushijos.

Eso, dijo Davies, debería alentar a las mujeres a tener unaalimentación saludable en el embarazo.

Aunque se desconoce la causa de este hallazgo, estudios conanimales habían sugerido que el folato alteraría la actividadde los genes reguladores del sistema inmune en el tejidopulmonar y lo haría más susceptible a las reaccionesalérgicas.

Dado que ese sistema se desarrolla hacia el final de lagestación, el uso de ácido fólico en esa etapa podría, enteoría, alterar el riesgo futuro de desarrollar asma.

"Nos gustaría ver una replicación sistemática de estehallazgo y ensayos clínicos en distintas poblaciones para poderbrindar una recomendación adecuada, refinada y precisa", dijoDavies.

FUENTE: American Journal of Epidemiology, 15 de diciembredel 2009


Otras noticias

Contenido patrocinado


El flash: toda la última hora