Buscar

El medio ambiente en Costa Rica, más sombras que luces

AFP
7/02/2010 - 14:24

Con un 26% de su territorio protegido y una avanzada legislación, Costa Rica ha forjado una imagen de paraíso ambiental, detrás de la cual se esconden grandes deficiencias y tensiones que han ocupado poco espacio en el debate electoral que culminará con los comicios de este domingo.

Contaminación del agua, pérdida de bosques, deterioro de los recursos pesqueros, reducción de las poblaciones de especies silvestres, son algunos de los problemas que encara esta nación centroamericana de 4,2 millones de habitantes, que este domingo renovará al Poder Ejecutivo, el Congreso y las autoridades municipales.

"Se están perdiendo recursos biológicos en forma acelerada, sin monitoreo ni la información sistematizada necesaria para valorar la magnitud del impacto en el ambiente natural y social", puntualizó el último 'Informe sobre el Estado de la Nación', publicado a finales de 2009.

Este minucioso estudio, que realizan anualmente las universidades estatales y la Defensoría de los Habitantes y que goza de generalizada credibilidad, afirma que "los patrones de consumo han generado una creciente deuda ecológica", que urge subsanar.

Según el informe, un 23% de los acueductos nacionales no ofrece agua potable a los usuarios. Una de las principales fuentes de contaminación, además de la fecal, son los agroquímicos que se utilizan sin ningún control en las plantaciones de tipo monocultivo, especialmente de piña de exportación.

"El 99% del territorio marino costarricense se encuentra desprotegido" y el Estado no lleva estadísticas sobre captura, embarcaciones y otros datos fundamentales del sector pesquero, lo que impide conocer a fondo la sostenibilidad del uso de los recursos marinos, anota el documento.

Pero tal realidad asoma en otras cifras muy preocupantes: desde 1997, las capturas de camarón y especies pesqueras como la corvina, el pargo y la cabrilla se han reducido en un 50% en las costas costarricenses.

A estos problemas se suman la creciente polución del aire, las presiones del mercado maderero sobre los bosques remanentes no protegidos o los proyectos de minería a cielo abierto.

Al inicio de su mandato, que concluirá el 8 de mayo próximo, el presidente Óscar Arias atrajo la atención internacional al proclamar su consigna de "Paz con la Naturaleza", cuyo principal objetivo es llevar al país en 2021 a compensar el 100% de sus emisiones de carbono.

Pero más allá de las proclamas, el tema ambiental ha sido motivo de escándalos y protestas durante los cuatro años de su gestión: las luchas de las comunidades por proteger sus reservas de agua, la oposición a proyectos de minería a cielo abierto o la intención de reducir las medidas de protección en zonas costeras, donde se desarrollan grandes proyectos turísticos.

En general, persiste la sensación de que hay una serie de temas ambientales pendientes de solución, lo cual es reconocido con diferentes matices por los partidos que participan en la contienda, incluido el gobernante Partido Liberación Nacional y los opositores Acción Ciudadana y Movimiento Libertario, los tres con más posibilidades de ganar los comicios.

La presidenta de la Federación para la Conservación de la Naturaleza, Heidi Murillo, dijo que "la gestión ambiental ha sufrido un tremendo retroceso" durante el actual gobierno y lamentó que "no hay mucha esperanza de que esto se solucione, porque el tema ha ocupado un espacio mínimo en el debate de los políticos". "Todos los candidatos mencionan el tema de una u otra manera, pero nunca he visto que lo discutan a fondo", expresó.

Otras noticias

Contenido patrocinado