Buscar

Los empresarios creen que ganará el PSOE, pero exigen una rebaja fiscal

Fernando Pastor
3/03/2008 - 10:00

A falta de una semana para que termine la campaña electoral y un debate televisado entre Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero, los empresarios parece que tienen el corazón partido. Un 54% de los empresarios encuestados apuesta por los socialistas, aunque ése no vaya a ser su voto. El presidente de la CEOE parece ir en la misma línea, después de que hoy diera por vencedor al PSOE.

De acuerdo con los datos de la encuesta de Sigma Dos para elEconomista, una mayoría del 54,5 por ciento de ellos cree que será el PSOE el que gane las elecciones, pero con dos salvedades muy importantes: más de un 30 por ciento no sabe o no contesta y, lo que es más significativo, una abrumadora mayoría del 68,5 por ciento cree que lo primero que debe hacer quien gobierne es una reforma fiscal, algo que es una prioridad en el planteamiento electoral del Partido Popular.

Previsión de futuro

Una cosa es lo que los empresarios creen qué va a pasar el próximo 9 de marzo, y otra su intención de voto. Después de nueve días de campaña y varios meses de precampaña, existe un amplio colectivo de empresarios y profesionales que no ve en el PP un partido ganador para estos comicios. Al menos tiene grandes dudas, dado que de la encuesta realizada, sólo un 15 por ciento se muestra seguro de la victoria popular. Resulta curioso que esa proporción llega al 20 por ciento si se trata de pequeñas empresas, pero se queda en casi la mitad en las de 20 a 49 trabajadores o en las que tienen más de esa cantidad. A medida que sube el tamaño de la empresa, también aumentó el porcentaje de indecisos sobre quién ganará las elecciones, aunque se mantiene constante en el 30 por ciento al segmentarlo por sectores de actividad económica, entre industria y agricultura, frente a comercio y servicios.

Pero en todos los casos analizados, más de la mitad de los consultados cree que será el PSOE el que se lleve el gato al agua de nuevo. La encuesta de Sigma Dos para elEconomista se ha realizado mediante 250 entrevistas telefónicas, seleccionadas de forma aleatoria sobre un universo total de las 50.000 mayores empresas de España según su cifra de negocio. Se realizó entre los días 19 al 26 de febrero pasado, de forma que sólo en el último día se contabilizaron encuestados que habían visto el debate entre los dos líderes de los principales partidos en liza.

Solbes o Pizarro

Tras la primera pregunta sobre previsión del resultado de las elecciones, la paradoja se produce al ser cuestionados sobre quién cree que defenderá mejor a las empresas. Confirmando una consulta anterior realizada también por este diario, los empresarios creen que el ex presidente de Endesa y actual número dos del PP, Manuel Pizarro, es el hombre más idóneo para ello. Así lo asegura un 44 por ciento de los encuestados, frente a un 31 por ciento que apuesta por el actual vicepresidente económico, Pedro Solbes. Si se analiza por tamaño de empresas, es significativo que en el caso de las medianas (entre 20 y 49 empleados), Pizarro se lleva una mayoría del 52,5 por ciento, algo que no ocurre en el resto de los casos, hasta el punto de que apenas un 26 por ciento de los empresarios de ese segmento confían en Solbes para apuntalar el futuro de sus negocios. Está claro que el empresario, pequeño ahorrador y en muchos casos, inversor, valora de forma muy positiva la función que el nuevo dirigente del PP hizo al frente de Endesa y los beneficios que logró para sus accionistas.

En este caso también hay que advertir que se produce un elevado número de indecisos, que no saben o no quieren contestar. La cuarta parte de la muestra consultada opta por ello.

Reforma fiscal o gasto social

Sobre las prioridades que una parte y otra se ha marcado en materia económica, los empresarios, a pesar de creer que el PSOE tiene más posibilidades de ganar las elecciones, se apuntan en una gran mayoría del 68,5 por ciento a los postulados del PP: lo primero que hay que hacer, a su juicio, es una reforma fiscal que rebaje los impuestos y dinamice la economía.

Sólo el 27,5 por ciento de los consultados cree que es más perentorio mejorar la situación social con más gasto público antes que rebajar los tributos, opción principal que mantienen en su programa los socialistas. Mientras que, en este campo, apenas un 4 por ciento de la muestra no sabe o no contesta. La opción de rebajar los impuestos primero, y ocuparse del gasto social después es seguida, sobre todo, por quienes en la cuestión anterior apostaban mayoritariamente por Manuel Pizarro como defensor de las empresas, por delante de Solbes: el segmento de las medianas empresas y dentro de la agricultura y la industria. Las pequeñas y muy grandes, más dedicadas al sector del comercio y los servicios, parecen ser más benévolas con la opción socialista, aunque se mantengan siempre por encima del 63 por ciento en su apoyo a la rebaja fiscal como prioridad.

Defender el empleo

Una de las claves de esta campaña electoral, apuntada a última hora y sobre la que no tenía todo controlado el Gobierno son los datos sobre empleo y paro. El próximo lunes, día del último debate televisado, salen los datos del paro mensual registrado en el Inem, y se espera que sean malos. Se prevé un aumento en ese mes superior al del mismo periodo de años anteriores. En la encuesta realizada por Sigma Dos para elEconomista, se produce un empate técnico entre quienes creen que será el PSOE quien mejor defienda la creación de empleo y el recorte del paro o quienes optan por el PP. Ambas partes están en el 40,5 por ciento, sin grandes distinciones en virtud del numero de empleados de la compañía o el ámbito de actividad a que se dedique.

En este caso sí resulta significativo que hay un 8,5 por ciento de los encuestados que creen que no serán los dos partidos mayoritarios los mejores para ello y confían en otras formaciones. Ese espacio político es el ocupado por Izquierda Unida, si bien en el caso de la encuesta a los empresarios y el reparto realizado de las consultas, quienes forman ese porcentaje minoritario están pensando más en las formaciones nacionalistas. Tanto los catalanes de CiU como los nacionalistas vascos del PNV o formaciones como Coalición Canaria, han maniobrado con habilidad para defender los intereses de las empresas y la inversión en sus zonas de influencia en los cuatro años que ahora se cierran, y eso se deja notar también en una encuesta realizada en el colectivo de empresarios.

Aún así, en este caso se vislumbra también la incertidumbre de la economía y el miedo que el paro causa siempre que amenaza con subir. Ese reflejo está en el 10,5 por ciento de los encuestados que prefiere no contestar a esa pregunta, una proporción que se eleva en el caso de las grandes empresas y que es menor en el de las pequeñas y medianas, más flexibles a la hora de adaptar sus plantillas a la situación cambiante de la economía.

Otras noticias

Contenido patrocinado