Buscar

El sistema informático de Pekín 2008, todo un desafío tecnológico

AFP
3/03/2008 - 16:21

A tan sólo unos meses de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín, los trabajadores en la sombra terminan la última fachada del edificio Digital Beijing, cuartel general del sistema informático de la gran cita deportiva, en una carrera de fondo más larga y compleja que una maratón.

Este discreto conjunto de torres negras sin ventanas se encuentra cerca de dos de las sedes olímpicas más importantes de la capital china: 'El cubo de agua' y 'El nido del pájaro', piscina y estadio olímpico respectivamente. En su interior, el gigante de servicios informáticos Atos Origin perfeccionan los sistemas que deberán estar a punto para los Juegos.

Atos es uno de los socios del Comité Olímpico Internacional (COI) y tiene por misión poner a punto el funcionamiento de la infraestructura informática invisible, que provee a medios, espectadores y mundo de informaciones sobre los acontecimientos y resultados. Su responsabilidad también se extiende a los sistemas de acreditación, los medios de transporte e incluso, a los sistemas hoteleros.

En la undécima planta de Digital Beijing, una frase en la pared sirve como lema a los trabajadores: "En los Juegos Olímpicos no hay segundas oportunidades". Conocidos o desconocidos todavía, los riesgos son analizados. Por cada sistema informático se da una solución de recambio, y un plan B, un plan C, e incluso un plan D, están listos para su uso.

Uno de estos planes B es la existencia, en un lugar secreto de Pekín, de una base de datos idéntica, dispuesta a ser utilizada en caso de incidente. Dos simulaciones de gran naturaleza ya han tenido lugar para probar el sistema, en octubre y en enero.

Las operaciones que se esperan hacer en 17 días (la duración de los Juegos), fueron comprimidas en ocho jornadas de siete horas cada una, con lo que se sometió a la infraestructura a una presión multiplicada, poniendo a prueba su capacidad de resistencia.

En marzo y junio están previstas otras simulaciones, más orientadas hacia la capacidad del personal para encajar la carga del trabajo cuando la competición llegué a Pekín. Un equipo 'fantasma' estará encargado de sembrar el caos para verificar la capacidad de reacción ante supuestos imprevistos.

Atos Origin tiene la responsabilidad de los sistemas informáticos olímpicos desde los Juegos Olímpicos de invierno de Salt Lake City, en 2002. Su contrato prevee que equipará las sedes de los Juegos de invierno de Vancouver, en 2010, y los de verano de Londres, en 2012.

Otras noticias

Contenido patrocinado