Buscar

El mayor patinazo de la industria musical es la guerra de las discográficas contra Internet

M. R.
12/03/2008 - 12:59

La industria discográfica mueve miles de millones anuales. Y cuando se manejan cifras astronómicas, el más mínimo error adquiere grandes dimensiones. Cada año, la revista musical Blender recopila los patinazos más económicamente dolorosos del mundo de la música y en su última edición incluye una novedad: el primer puesto es para las grandes multinacionales, por haber dejado pasar el tren de Internet.

Punto de inflexión

Durante casi medio siglo, Dick Rowe, el cazatalentos de Decca Records que les dijo "No, gracias" a The Beatles había mantenido el liderazgo en esta lista. Pero la lentitud y poca habilidad que han demostrado las discográficas a la hora de aprovechar el tirón de Internet ha superado con creces la metedura de pata del británico.

La clausura de Napster marcó un punto de inflexión en la historia de la música. La denuncia que Time Warner, Seagram o Sony Music, entre otras, presentaron contra el célebre servicio de distribución de archivos mp3 consiguió expulsar el programa de la Red, pero le dio alas entre los internautas.

El tiempo que duró el proceso judicial, casi dos años, expandió su fama y multiplicó su número de usuarios hasta superar los 13 millones. Cuando Napster desapareció, éstos continuaron compartiendo sus archivos musicales a través de otros sistemas de intercambio mientras que las discográficas se repartían la indemnización –un total de 36 millones de dólares- y daban el problema por terminado.

Si no puedes con tu enemigo...

Sin embargo, el tiempo ha demostrado cuánto se equivocaron los magnates de la industria, que atraviesa por su peor época. El declive de las ventas a nivel internacional ha provocado, en primer lugar, un reajuste del negocio fraguado con fusiones, desaparición de divisiones y despidos.

En segundo lugar, las grandes compañías han tenido que volver sus ojos hacia su enemigo y aliarse con él: ahora buscan la manera de sacar partido a Internet, un terreno donde se encuentran a años luz de sus competidores ilegales.

"La campaña de las discográficas por impedir que su música dejara de estar disponible gratis en Internet ha sido como intentar ponerle freno a un huracán, más de mil millones de archivos cambian de manos cada mes en las redes entre particulares", explica la revista.

Pérdidas históricas

A lo largo de 45 años, Dick Rowe ha estado a la cabeza del ranking de Blender por rechazar educadamente a The Beatles después de una desastrosa audición de la por aquel entonces inexperta banda, en 1962. El manager de The Beatles, Brian Epstein, afirmaría luego que el directivo de Decca Records les espetó que "los grupos con guitarras están acabándose", un comentario que Rowe negó haber hecho. Después contrató a The Rolling Stones.

El tercer lugar, por detrás de Rowe, es para Berry Gordy, fundador de Motown Records. Su pecado fue pensar que la mala situación económica por la que estaba pasando el sello de música eminentemente negra, que estaba en pérdidas, iba a durar. Por eso, lo vendió por 60 millones de dólares en 1988. En sólo un año, esta cifra se convirtió en 500 millones, lo que ingresó A&M Records al revenderla.

Otro presente en la lista es Geffen Records, que cuenta con dos huecos en la lista: el número 11, por demandar a Neil Young en la década de 1980 porque no les gustaba el rumbo poco comercial de sus decisiones musicales; y el 12, por gastar unos 13 millones de dólares en un disco de Guns N' Roses, que después de una década aún no ha visto la luz.

También aparecen Columbia Records, por echar a Alicia Keys y al rapero 50 Cent antes de que se hicieran famosos, y Warner Bros, por firmar un contrato con R.E.M. en 1996 en el que perdieron 80 millones de dólares.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
12-03-2008 / 19:31
Gervasio
Puntuación 6

Hijos mios, renovarse o morir, en este caso espabilar. Con el resto no tienen tanta permisividad. Con respecto al canon de la S. G. Autores, de mi vais a cobrar lo de Clavijo.