Buscar

Terapia con anestesia alivia dolor de vejiga por cistitis

1/04/2008 - 18:11

Por Jill Stein

MILAN (Reuters Health) - Llenar la vejiga con una anestesialocal, llamada lidocaína, alivia los síntomas de la cistitisintersticial, un trastorno crónico doloroso sin causa conocidaque afecta a las mujeres, indicó un estudio.

La investigación fue presentada en la vigésimo terceraReunión Anual de la Asociación Europea de Urología (EAU por susigla en inglés).

"Mientras que las anestesias locales se han utilizadosiempre para tratar la cistitis intersticial, los tratamientosdisponibles sólo producen un alivio leve y hasta agravarían lossíntomas", dijo el coautor del estudio, el doctor J. CurtisNickel.

"Existe la necesidad insatisfecha de un (...) tratamientode rápido alivio de los síntomas y que calme los nerviossensoriales de la vejiga sin efecto rebote", agregó el autor.

El equipo dirigido por Nickel, de la Queen's University, enKingston, Canadá, les asignó al azar a 102 adultos untratamiento diario de vejiga con lidocaína o placebo inactivodurante cinco días.

Tras un seguimiento de 10 días, el equipo les informó a losparticipantes cuál era el tratamiento recibido y les dieron laoportunidad de seguir con la terapia durante otros cinco días.

Al inicio del estudio, los pacientes tenían síntomas de porlo menos tres meses de duración y dolor que excedía los cuatropuntos en una escala de 10. Para llenar la vejiga, conlidocaína y placebo, se usó un catéter urinario, que se sujetódurante una hora con una agarradera.

A tres días de la finalización del estudio, el 30 porciento de las personas tratadas con lidocaína sentía unamejoría moderada o significativa, a diferencia del 10 porciento del grupo tratado con placebo.

Pero una semana más tarde, la diferencia habían disminuidoal 24 y el 12 por ciento, respectivamente.

La mayoría de los pacientes eligió recibir una segundaetapa de tratamiento. El 63 por ciento de los que recibieronlidocaína por segunda vez dijo sentir una mejoría moderada osignificativa a los 22 días; el 56 por ciento la sintió el día29.

"El hecho de que lográramos una mayor reducción de lossíntomas en la segunda etapa demuestra que la repetición de laterapia desensibilizaría aún más a los pacientes con estesíndrome doloroso en la vejiga", dijo Nickel.

El tratamiento fue seguro y los pacientes lo toleraron sinlos efectos secundarios de los fármacos orales. Según Nickel,el equipo probará el uso de la medicación como tratamientocrónico.


Contenido patrocinado

Otras noticias