Buscar

El país de la cerveza, contra las borracheras en vía pública

AFP
1/04/2008 - 18:17

En Alemania, donde la cerveza y el agua mineral se venden al mismo precio, los jóvenes consumen cada vez más alcohol en las calles para gran pesar de las autoridades, que se han propuesto acabar con las borracheras en la vía pública.

En los centros de ciudades como Berlín, Hamburgo o Dusseldorf, las alfombras de botellas vacías se han convertido en parte del paisaje urbano durante los fines de semana.

En este país donde cada habitante consume de media 10 litros de alcohol puro por año, según cifras de la Unión Europea (UE), las autoridades municipales de una quincena de grandes ciudades tratan de limitar los daños. En los últimos doce meses, se han multiplicado las medidas de control para frenar, en especial, los episodios de violencia relacionados con el alcohol. "Estábamos constatando una espiral de violencia, sobre todo entre los jóvenes", declara Franz-Reinhard Habbel, portavoz de la Asociación de Ciudades y Comunas Alemanas.

Las autoridades locales se han visto obligadas a tomar la iniciativa al no existir ninguna ley federal que regule el consumo de alcohol en la vía pública. En Magdeburgo, capital del Estado oriental de Sajonia Anhalt, la alcaldía prohibió en febrero el consumo de alcohol entre las 18H00 y las 06H00 en la principal plaza del centro de la ciudad y sus alrededores. Desde entonces, el "nombre de delitos ha disminuido considerablemente", según Holger Platz, un responsable municipal.

En Friburgo (suroeste), beber alcohol en la vía pública del centro está prohibido desde el 1 de enero entre las 22H00 y las 06H00, de viernes a domingo. Medidas similares se han adoptado en Marburgo, Premnitz y Euskrichen, mientras que el alcalde de Heidelberg (oeste), Wolfgang Erichson, ha anunciado que quiere seguir el ejemplo para combatir a aquellos que "vienen únicamente a emborracharse abominablemente en nuestras calles".

El Estado de Baden-Wurtemberg (oeste) estudia, por su parte, prohibir la venta de alcohol por la noche en las estaciones de servicio y los supermercados. Y en la gran ciudad portuaria de Hamburgo, en el norte de Alemania, la alcaldía ha pedido a los propietarios de pequeños comercios que dejen de vender por la noche bebidas en botellas de vidrio en el barrio de San Pauli, que atrae a hasta 100.000 visitantes los sábados de verano. En esta zona, la policía, que ha instalado cámaras de vigilancia, ha sido autorizada a cachear y detener a los hombres jóvenes que presenten signos de embriaguez.

"El alcohol constituye casi siempre un factor de los delitos de violencia o vandalismo", asegura Rudiger Holecek, portavoz del sindicato de la policía en Berlín. Holecek se muestra inquieto además por "la moda actual que consiste aparentemente en beber hasta caer en el coma".

Según Sabine Batzing, encargada de cuestiones relacionadas con el consumo de droga en el gobierno federal, "más de diez millones de personas en Alemania consumen alcohol de forma peligrosa para la salud" y 1,6 millones de entre 18 y 59 años son "dependientes". Según un estudio europeo reciente sobre los estudiantes y las drogas, el 67% de los alemanes de entre 15 y 16 años consume cerveza, es decir, un 10% más que en 2003, y uno de cada cinco reconoce haberse comportado violentamente bajo los efectos del alcohol.

Contenido patrocinado

Otras noticias