Buscar

La reunión con los sindicatos se reanuda tras ofrecer el Ministerio un aumento de 190 euros

Agencias
6/04/2008 - 8:26

La negociación que mantenía el ministro de Justicia en funciones, Mariano Fernández Bermejo, con los sindicatos UGT, CCOO, CSI-CSIF y STAJ para poner fin a la huelga en los organismos judiciales dependientes de su departamento se suspendió hasta las 14.00 horas de hoy, domingo, después de que el Ministerio ofreciera un incremento salarial de 190 euros mensuales, de los cuales 160 euros se harían efectivos este mismo año, según informaron ambas partes.

Los representantes de los funcionarios solicitaron un aplazamiento de las negociaciones pasadas las seis de la mañana de hoy, tras 14 horas de reunión, para estudiar la última oferta ministerial. Ambas partes también avanzaron en desarrollar mecanismos para que los trabajadores que han secundado la huelga se comprometan a agilizar el trabajo que se ha acumulado en los juzgados desde que el pasado 4 de febrero comenzaran los paros.

Nueva oferta

La nueva oferta económica realizada por el Ministerio de Justicia contemplaría un incremento de 160 euros mensuales este año, de los cuales 80 tendrían lugar con efecto retroactivo desde el 1 de enero y otros 80 se comenzarían a pagar el 1 de julio. Los 80 euros no abonados de los primeros seis meses del año se incluirían en una paga extraordinaria de 480 euros, que se haría efectiva en enero de 2009. En ese año se mantendrían estas cantidades y se ampliarían en 30 euros más.

El portavoz de Justicia de CCOO, Javier Hernández, reconoció que esta oferta "mejora las anteriores" y pidió tiempo para que la plataforma unitaria la estudie en detalle tras confesar que sus miembros se encontraban "agotados" por la dureza y extensión de las negociaciones. Por su parte, el secretario general de la Federación de Servicios Públicos de UGT, Julio Lacuerda, destacó la existencia de "avances muy significativos" y aseguró que Ministerio y sindicatos se encuentran "en la clave del acuerdo".

Clima de trabajo favorable

En representación del Ministerio el director general de Relaciones con la Administración de Justicia, Ángel Arozamena, subrayó que las centrales sindicales recibieron "de manera muy positiva" la última oferta realizada por su departamento, que logró alcanzarse, según precisó, "gracias a un clima de trabajo muy favorable".

En relación con los planes para recuperar el trabajo que no se ha hecho desde que comenzaron los paros, los representantes sindicales rechazaron la posibilidad de realizar horas extra -"porque no existen en la Administración", según indicó Hernández- y se comprometieron a estudiar la flexibilización de su jornada laboral semanal a cambio del cobro de complementos de productividad.

Dos reivindicaciones

La negociación se centró en las dos principales reivindicaciones de los sindicatos: la consecución de mejoras salariales que permitan a los funcionarios del Ministerio de Justicia equipararse a los de las comunidades autónomas a las que se han transferido estas competencias y los planes de recuperación del trabajo no realizado desde el comienzo de la huelga.

Para ello se formaron dos grupos de trabajo que abordaron cada una de estas materias. Según fuentes sindicales, Bermejo abandonó la mesa de negociación alrededor de las ocho de la tarde para presentar una nueva propuesta económica. Este extremo fue desmentido por el Ministerio, que aseguró que el titular del departamento trabajó en todo momento con los negociadores en materia salarial.

Al encuentro asistieron, además del ministro Bermejo, el secretario de Estado de Justicia, Julio Pérez, y la subsecretaria, Susana Peri. Los sindicatos estuvieron representados por los secretarios de las Federaciones de Servicios Públicos de las cuatro organizaciones convocantes y los representantes del sector de Justicia, salvo el de UGT.

La huelga indefinida afecta a 9.500 trabajadores de siete Comunidades Autónomas, Castilla y León, Castilla La-Mancha, Extremadura, Murcia, La Rioja, Baleares y Asturias, así como a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y de los organismos centrales con sede en Madrid, como la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo. A la entrada al Ministerio los representantes sindicales entrelazaron sus manos para escenificar "la unidad de la plataformas sindicales" en medio de los gritos de sus compañeros, que les jalearon llamándoles '¡toreros, toreros!'.

12 horas de protestas

Desde las cuatro de la tarde, hora a la que dio comienzo la reunión, un grupo de un centenar de funcionarios que se fue reduciendo en número a medida que avanzaron la tarde y la noche permaneció apostado frente a la sede del Ministerio gritando consignas contra el ministro y pidiendo una solución al conflicto. Cuando ésta finalizó sólo permanecían ante el edificio dos funcionarias de la Audiencia Nacional.

Los manifestantes, que portaban carteles con el lema "Bermejo dimisión, Justicia solución", hicieron sonar bocinas, cacerolas y pitos, utilizaron un Seat 600 para amplificar su protesta a lo largo de la calle San Bernardo y gritaron consignas como "Este ministro no nos vale que lo devuelvan a los corrales" o "Hemos cenado jamón pata negra y hemos pasado la cuenta al Ministerio". También utilizaron la música de canciones populares para reinterpretarlas con letras como "El chiki-chiki de Bermejo", "Había una vez un ministro cabreado" o "Adiós Marianito, adiós ZP".

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0