Buscar

Breguet vuelve a fabricar el reloj que María Antonieta nunca vio

AFP
6/04/2008 - 13:57

El reloj de María Antonieta, uno de los más complicados de la historia, ha sido fabricado nuevamente por su diseñador, la casa Breguet, que lo presentó el viernes en el salón de relojería de Basilea (Suiza) tras tres años y medio de trabajo.

La desgraciada esposa del rey de Francia Luis XVI, guillotinada en 1793, nunca vio el reloj que lleva su nombre, encargado por un misterioso oficial de su guardia seis años antes de la Revolución Francesa.

En aquellos tiempos, el relojero de la localidad suiza de Neuchâtel Abraham-Louis Breguet, instalado en París desde 1775, recibió la misión de fabricar el reloj "más espectacular", con las últimas novedades de la época, sin límite de precio ni fecha de entrega.

El relojero suizo se tomó tanto tiempo en elaborarlo que el objeto estaba lejos de estar acabado cuando estalló la Revolución, en 1789. Fieles a la difunta reina, Breguet y sus sucesores terminaron el reloj en 1827, 44 años después del pedido.

Dos siglos más tarde, el grupo suizo Swatch, primer fabricante de relojes mundial y propietario de la casa Breguet desde 1999, dio a conocer el viernes su réplica: un gran reloj de bolsillo, de oro de 18 quilates con 63 piedras preciosas engastadas y un cristal de roca que deja ver toda la complejidad del mecanismo.

"Hace tres años que decidimos fabricar este reloj nosotros mismos. Ha sido un gran desafío", declaró el presidente de Swatch, Nicolas Hayek, al presentar el resultado a la prensa en el Salón Mundial de Relojería Baselworld. Puesto que el original fue robado en 1983 de un museo de Jerusalén donde estaba expuesto, los ingenieros de Breguet no han podido consultar el modelo para volver a fabricar el famoso "reloj 160", nombre codificado del objeto. Por eso han tenido que recurrir a archivos, conservados en su mayoría en el Museo Breguet de París.

Swatch tiene que decidir ahora lo que hará con esta obra maestra de relojería. Nicolas Hayek asegura que decidirá antes del final del salón, el 10 de abril, si se queda con él o lo vende. En ese último caso, Swatch prevé producir de uno a dos ejemplares por año, a un precio que aún está por determinar.

El reloj original tuvo una serie de aventuras fantásticas desde su desaparición y volvió a finales del año pasado al museo israelí, que pagó una suma desconocida para recuperarlo pero que desde entonces se niega a exponerlo. Nicolas Hayek cuenta que recibió poco antes una llamada anónima de alguien que ofrecía revenderle el reloj. Dicha persona dijo haberlo comprado por 165.000 dólares (105.000 euros) y exigía una oferta de un monto superior, según Hayek.

El reloj fue presentado en una caja elaborada con madera del árbol preferido de María Antonieta, talado en el parque del Castillo de Versalles. Hayek se ofreció a comprar este árbol, pero la madera le fue regalada por el Estado francés. A cambio, Swatch ha financiado la restauración del Pequeño Trianón, el palacio favorito de la reina en Versalles, por cinco millones de euros.

Otras noticias

Contenido patrocinado