Buscar

Compartir la cama con la esposa es bueno para hombres con apnea

22/04/2008 - 17:34

Por Amy Norton

NUEVA YORK (Reuters Health) - Los hombres con apnea delsueño son más propensos a cumplir con el tratamiento nocturnosi la esposa comparte la cama con ellos en lugar de escapar desus ronquidos, indicó un estudio pequeño.

La apnea obstructiva del sueño (AOS) provoca que lostejidos blandos de la garganta colapsen temporalmente duranteel sueño, lo que detiene la respiración durante segundos. Lossíntomas principales son los ronquidos fuertes y la somnolenciadiurna.

La terapia más efectiva para la AOS es la presión positivacontinua en las vías aéreas (CPAP, por sus siglas en inglés),que se aplica mediante una máscara a través de la cual eldispositivo de CPAP emite aire presurizado para mantener lasvías abiertas durante la noche.

A pesar de la efectividad de la CPAP, la incomodidad de laterapia hace que muchos pacientes con AOS no la utilicenfrecuentemente.

El nuevo estudio incluyó a 10 parejas casadas, en las queel hombre usaba CPAP y la mujer no tenía AOS.

La investigación halló que, cuando las parejas dormíanseparadas, los hombres usaban el dispositivo CPAP durante porlo menos cuatro horas el 43 por ciento del tiempo.

Pero cuando las parejas dormían juntas, los hombresadherían al tratamiento las tres cuartas partes del tiempo, una"diferencia enorme", según dijo a Reuters Health la doctoraRosalind Cartwright, del Centro Médico de la Rush University,en Chicago.

Los resultados del estudio fueron publicados en Journal ofClinical Sleep Medicine.

Durante años, los médicos que tratan a pacientes con apneadel sueño han buscado una forma de mejorar la adherencia a laCPAP. "Pero no pudimos encontrarla", señaló Cartwright.

Si bien compartir la cama con la esposa parece una soluciónsencilla, la autora destacó que la AOS molesta a la pareja ymuchas esposas deciden ir a dormir a otra habitación para poderdescansar toda la noche.

De las 10 parejas participantes, cuatro dormían separadasantes de que el esposo utilizara la terapia CPAP.

Al inicio del estudio, todas las parejas pasaron una nocheen el laboratorio para controlar la calidad del sueño medianteuna polisomnografía. Luego, los hombres empezaron la terapia.

Durante las siguientes dos semanas, las parejas registraronsi dormían juntas cada noche y Cartwright utilizó los datos deldispositivo de CPAP para medir la adherencia al tratamiento.

En general, los resultados demostraron que los hombres eranmás propensos a usar el dispositivo cuando compartían la camacon sus esposas.

En un segundo estudio de dos semanas realizado en ellaboratorio de sueño, Cartwright halló también que la calidaddel sueño y de vida de los hombres de esas parejas tambiénhabía mejorado con el uso del dispositivo de CPAP.

En cambio, la calidad de vida de las mujeres era menor quela de los hombres.

Muchas esposas de hombres con AOS, explicó Cartwright,empiezan a tener un sueño "frágil"; se despiertan confrecuencia de noche para que sus esposos se den vuelta mientrasroncan o para asegurarse de que ellos aún respiran.

Algunas mujeres, después de años de oír cómo sus esposostratan de respirar de noche, desarrollan el reflejo dedespertarse para controlar si sus esposos están bien.

Según la autora, las mujeres necesitan por lo menos dossemanas para modificar estos patrones y recuperar la calidaddel sueño.

"De modo que debemos alentar a las esposas a hacerlo y adormir en sus camas", dijo Cartwright.

FUENTE: Journal of Clinical Sleep Medicine, 15 de abril del2008


Contenido patrocinado

Otras noticias