Buscar

La antorcha llega al Tíbet y China critica al Dalai Lama

21/06/2008 - 12:33

LHASA, China (Reuters) - Las autoridades del Partido Comunista chino a cargo del Tíbet utilizaron el sábado el paso de la antorcha olímpica a través de la capital Lhasa para defender su control de la región y criticar al exiliado Dalai Lama.

El recorrido de la antorcha terminó bajo una estricta seguridad a los pies del palacio Potala,después de que recorriera la ciudad durante un poco más de dos horas ante una multitudcuidadosamente seleccionada, unos tres meses después de que la región fuera sacudida porprotestas contra China.

"El cielo del Tíbet nunca cambiará y la bandera roja con cinco estrellas flameará por siempre sobreél", dijo el jefe del Partido Comunista en el Tíbet, Zhang Qingli, en una ceremonia que marcó el fin delrelevo de dos horas a través de calles fuertemente vigiladas.

"Ciertamente podremos aplastar totalmente las confabulaciones de los seguidores separatistas delDalai Lama", agregó, en frente al Potala, residencia tradicional del Dalai Lama, la figura máspoderosa del budismo tibetano.

China acusa al exiliado Dalai Lama de incitar las protestas y manifestaciones que surgieron enLhasa y después en otras zonas del Tíbet en marzo, en un intento por socavar los Juegos Olímpicosde Pekín, que comienzan el 8 de agosto. El Dalai Lama niega las acusaciones.

La antorcha olímpica de Pekín nunca ha estado alejada de la controversia, y ahora más que nuncaa su paso por la ciudad, ubicada a 3.650 metros de altura.

La policía y soldados rodearon las calles de Lhasa, observando cuidadosamente a los grupos deresidentes escogidos para saludar a la antorcha. Los negocios estaban cerrados.

Al inicio del relevo, grupos de estudiantes -tibetanos y chinos de etnia Han- ondeaban lienzosolímpicos, la bandera nacional china, así como carteles de la hoz y el martillo del gobernante PartidoComunista.

"Estamos convencidos de que el relevo de la antorcha de los Juegos Olímpicos de Pekín en Lhasainflamará aún más el espíritu patriótico de la gente", dijo el jefe del Partido Comunista de Lhasa, QinYizhi, en la ceremonia inaugural, agregando que también ayudaría a "destruir los complots de losseguidores del Dalai Lama".

"MUY TENSA"

En el antiguo barrio de Barkhor en Lhasa - una red de callejones conectados con el templo deJokhang - residentes tibetanos mostraron poco entusiasmo ante el relevo y hablaron resueltamentesobre los disturbios, la represión, la inactividad de los negocios y la falta de empleo.

"(La situación) aún es muy tensa (...) Lo mejor es no salir de noche", dijo un tibetano dueño de unajoyería. "Estamos esperando que los turistas vuelvan, pero no lo harán. Todavía están demasiadoatemorizados", agregó.

Consultada sobre el relevo, otra residente local dijo: "Tenemos otras cosas en qué pensar". Lamujer y el dueño de una tienda prefirieron no dar a conocer sus nombres.

En Dharamsala, la ciudad del norte de India donde se encuentra basado el gobierno en el exilio delDalai Lama, un pequeño grupo de manifestantes desfiló alrededor de la plaza principal.

/Por Chris Buckley/.*.


Contenido patrocinado

Otras noticias