Buscar

Cannabis elude prohibición de fumar en bares de Holanda

2/07/2008 - 14:01

AMSTERDAM (Reuters) - Holanda introdujo a partir del martes la prohibición de fumar tabaco en bares y restaurantes, pero los consumidores de cannabis podrán seguir encendiendo sus cigarrillos, pipas y vaporizadores en los 'coffee shops' de todo el país.

Los carteles de "No fumar" estaban claramente a la vista enlos tradicionales cafés holandeses y en los bares de moda,mientras que los dueños de los 'coffee shops' sacaron panfletoscon las nuevas normas de consumo, que incluían sugerencias desustitutos al tabaco como una mezcla de hierbas.

"Muchas culturas no fuman cannabis con tabaco. Losestadounidenses frecuentemente usan la pipa. Sin embargo, losholandeses están acostumbrados a fumar con cigarrillos, así queva a ser más un fastidio para ellos", dijo Barbara Bovenkerk,encargada del 'coffee shop' Green House.

"Los primeros días será un poco extraño, pero finalmente lagente lo aceptará. Hace un tiempo prohibieron el alcohol en los'coffee shops' y todo el mundo protestó pero después seacostumbraron", añadió.

Las drogas blandas están prohibidas de forma oficial enHolanda pero los compradores tienen permitido llevar consigomenos de cinco gramos de cannabis. En los coffee shops sevenden pequeñas cantidades, lo que los hace una gran atracciónpara los turistas.

Bajo la nueva normativa, mezclar cannabis con tabaco podríasignificarles a los dueños de estos establecimientos una multade 2.400 euros.

Algunos de ellos han mostrado su preocupación porque estaprohibición lleve a que la gente fume cigarrillos de marihuanamás fuertes y estimule a los fumadores a salir a la calle.

"Fumarlo puro puede tumbarte, y quizá ser más adictivo. Lacultura de fumar también puede migrar hacia los espaciosabiertos, las calles y los parques", afirma Pieter van Wallen,gerente del 'coffee shop' Rokerij.

¿LA MUERTE DE LOS 'COFFEE SHOPS'?

La prohibición de que se fume tabaco también es vista comoun paso que acerca a los tradicionales 'coffee shops' hacia sumuerte.

"Los 'coffee shops' se extinguirán en 10 años, hay muchapresión por el control social", afirma Bovenkerk.

Los cafés y restaurantes han expresado su preocupación porla prohibición y un grupo de propietarios de bares ha llevadoel asunto ante los tribunales, pidiendo excepciones para loslocales pequeños.

Sin embargo, otros dueños de locales de consumición piensanque la gente se adaptará rápidamente.

"Esto no va a afectarnos tanto como creemos. El momentotambién es propicio: el clima está agradable así que la gentepuede salir afuera para fumar", afirma Dennis Bosma, encargadodel Café de Gaeper, un tradicional local holandés.

Los fumadores también han visto lados positivos a laprohibición.

"No es saludable, así que es mejor que todo el mundo lodeje", asegura un camarera de 23 años y ex fumadora llamadaLiane Mosselaar. "Creo que la prohibición va a funcionar bienaquí. Va a ser una sorpresa al principio pero nos vamos a hacera la idea".


Contenido patrocinado

Otras noticias