Buscar

¿Y si el bostezo no fuese contagioso?

12/06/2017 - 11:19
  • Hemos llegado a ver contagios de bostezo entre ratas, chimpancés o periquitos
  • Los expertos han sostenido muchas veces que se trata de algún tipo de empatía
  • Un nuevo análisis asegura que ningún estudio demuestra esta teoría
Niña bostezando. Imagen: Pixabay

Durante años se ha pensado que uno de los gestos más habituales del día a día, el bostezo, se contagiaba entre las personas; es más, muchos aseguraban que dicho contagio se podía producir entre humanos y animales.

No es un contagio en el sentido específico de la palabra, ya que los expertos siempre han sostenido que se trataba de algún tipo de empatía involuntaria que se producía entre animales. Hemos llegado a ver contagios de bostezos entre ratas, chimpancés, perros o periquitos. Sin embargo, al contrario de lo que nos han dicho durante los últimos años, en realidad el bostezo podría no ser contagioso después de todo. Al menos así lo asegure un nuevo estudio publicado recientemente en la revista Adaptive Human Behavior and Physiology.

Que el bostezo es contagioso es, en realidad, una conjetura no demostrada hasta el momento por la ciencia. Recientemente el psicólogo Rohan Kapitány, de la Universidad de Oxford, realizó una completa revisión de publicaciones científicas sobre el asunto, encontrándose que son muy pocas las evidencias que sugieren que realmente el bostezo se puede contagiar.

Tal y como dice el experto, probablemente porque a todo el mundo le ha ocurrido en alguna ocasión, la teoría de que el bostezo se contagia parece evidente y, sin embargo, existen razones muy básicas por las que podríamos estar totalmente equivocados. Rohan Kapitány asegura que si no somos capaces de cuestionar lo que creemos que sabemos, podríamos terminar aceptando conclusiones equivocadas que no reflejan la realidad, y este parece un caso evidente ya que no hay pruebas suficientes.

Gato bostezando. Imagen: Pixabay

Los doctores de Oxford Rohan Kapitány y Mark Nielsen diseñaron un experimento para poner a prueba las supuestas conclusiones sobre el contagio del bostezo con 79 sujetos. A algunos participantes les vendaron los ojos y a otros no, y fueron grabados en vídeo. Los investigadores calcularon el número de bostezos y en qué momentos se producían, y si lo hacían después de ver que alguien más bostezaba. Al principio los resultados iniciales apoyaron el concepto de que el bostezo es contagioso.

Sin embargo, analizando profundamente los datos, los resultados indican que el bostezo de una persona no podía contagiarse tres minutos más tarde. Todo el mundo bostezó, pero en realidad no parecía haber un motivo conjunto por el que lo hacían. Obviamente este estudio es pequeño y limitado, por lo que los autores instan a otros científicos a cuestionar sus resultados.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0