Buscar

Carmena elimina el examen a los músicos callejeros pero les limita las zonas en una liosa nueva norma

2/02/2018 - 11:54
  • Delimitación por zonas, horas, tiempos de estancia, ubicación...
  • La compleja norma exige una autorización a renovar cada 6 meses
  • En la autorización irá la dirección del músico para poder notificarle
Músicos callejeros. Imagen: Getty

El Ayuntamiento de Madrid abre una nueva y liosa etapa en el control de los músicos callejeros. Sin el examen que instauró Ana Botella pero bajo una autorización a renovar cada seis meses, el nuevo decreto en vigor desde el 1 de febrero delimita por zonas, horarios y tiempos las condiciones a cumplir para poder tocar en el centro. Fuera del mapa establecido, no se podrá tocar en ningún lado.

La "compleja" regulación, aprobada el jueves por la Junta de Gobierno y así presentada por el concejal de Economía y Hacienda, Jorge García Castaño, divide el distrito Centro en tres zonas (residencial, de uso terciario o turístico y zona del Rastro) e impide que los músicos callejeros ocupen gran parte de las calles más turísticas del centro de la ciudad: hasta ahora la ley solo vetaba la zona del centro declarada Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) en 2011.

El mapa (ver aquí .jpg tamaño grande), al que tendrán acceso tanto los músicos como los vecinos, establece unos horarios concretos por área. Pintadas de verde, en las zonas terciarias (Puerta del Sol, Plaza de Oriente, las Vistillas, Gran Vía o Plaza de las Cortes entre otras) se podrá tocar de lunes a domingo de 10:00 a 15:00 horas y de 17:00 a 22:00 horas. 

En las las zonas residenciales (Plaza Mayor, Plaza del Dos de Mayo, Plaza de Santa Ana, Plaza de Lavapiés...)  el decreto permite a los músicos tocar los miércoles, jueves, viernes y domingos de 12:00 a 14:00 horas y de 18:00 a 20:00 horas. En verano, el horario de tarde en este área de color azul será de 19:00 a 21:00 horas. Para los sábados, el nuevo plan amplía de 10:00 a 15:00 horas y de 17:00 a 22:00 horas (23:00 en periodo estival).

La zona del Rastro (morada) estará abierta a la música callejera en el horario propio del mercadillo. 

Una vez elegida la ubicación, los músicos tendrán que estudiar la zona para cumplir con la norma: no podrá haber dos a menos de 75 metros de distancia y tendrán que colocarse al menos a tres metros de las puertas de entrada a edificios o locales, seis metros en el caso de las terrazas. Igualmente, tendrán que mirar por el tránsito de los viandantes, que no podrán tener menos de tres metros para el tránsito. En caso de que haya una residencia de mayores o un centro sanitario, la distancia a respetar asciende a 150 metros en cumplimiento de la Ordenanza de Protección contra la Contaminación Acústica. En el caso del Rastro, los músicos negociarán con los comerciantes las ubicaciones donde tocar.

Además del espacio, también están delimitados los tiempos. Según la nueva regla, los intérpretes solo podrán estar un máximo de 2 horas en una ubicación, 1 hora si se encuentra en el área residencial.

Según el Gobierno de Madrid, se "pretende superar la degradación que el fenómeno de la música de calle ha venido sufriendo en los últimos años, generando molestias a los vecinos, para transformarla en la manifestación cultural que sería deseable encontrar en los desplazamientos y paseos por la ciudad".

Adiós examen, hola papeleo

El decreto elimina el polémico examen que la exalcaldesa Botella impuso a los músicos callejeros en 2013 con el que buscaba la "idoneidad" para poder tocar en las calles. Ahora, ya no habrá que pasar esa prueba pero para poder tocar se tendrá que conseguir una autorización personal e intransferible que se puede solicitar en la Unidad de Cultura del distrito Centro o en la web del Ayuntamiento

La autorización, con un formato anti falsificación, tendrá que ser renovada cada seis meses naturales y en ella se especificarán los instrumentos que utilizarán, las zonas donde prevén tocar y una dirección para poder enviar notificaciones en su caso; será la Policía Municipal la que controle el cumplimiento. En caso de incumplimiento, podrá ser revocada.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

#1
02-02-2018 / 22:08
Yotambienquierounsobre
Puntuación 0

Pues que toquen en el metro, que ahí todo vale. Los vagones están llenos de gentuza que molesta a los viajeros. He comprado un billete para viajar, no un ticket de concierto tras concierto piojoso después de estar todo el día trabajando y con la cabeza como un bombo. No hay vigilancia y no pasa nada.