Buscar

Momo, el juego viral de WhatsApp que puede estar detrás de dos suicidios

  • La Policía aconseja no caer en una "chorrada de bulo"
  • Se investigan dos muertes posiblemente relacionadas
Más noticias sobre:
Imagen de 'Momo', una escultura terrorífica expuesta en 2016. Foto: Whatsapp

Los retos virales son como las bicicletas, para el verano. Todo empezó con el 'Ice Bucket challenge' y ha ido derivando hacía un sinsentido que en ocasiones pasa de una soberana estupidez para pasar el rato a algo con tintes siniestros que puede terminar en tragedia. Este fue el caso de 'La Ballena Azul' y las autoridades de algunos países alertan que podría ser la deriva del viral de este verano: 'Momo'.

Los retos virales que empezaron como una manera de concienciar y visibilizar una grave enfermedad como la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), se han transformado y ahora, rara vez sirven para algo más que ganar 'likes' y seguidores en las redes sociales.

El reto de 'Momo' tiene todos los ingredientes para atraer a adolescentes ociosos este verano. El exotismo de Japón, un personaje siniestro con rasgos terroríficos, pero que a la vez recuerdan a los dibujos manga o anime, y cierta sensación de riesgo. El cóctel perfecto para atraer a jóvenes sugestionables con acceso a whatsapp y muchas horas muertas.

Además, si traduces el texto que acompaña a su imagen en Whatsapp podrás leer "tambien me llaman 'L'", un personaje de una serie de culto del anime japonés Death Note, también algo oscura.

Todo empieza de manera muy sencilla: se agrega un teléfono con prefijo de Japón a nuestros contactos de Whatsapp y aparecerá la imagen de este siniestro personaje de ojos saltones. Hasta ahí podría tratarse de cualquier contacto al azar. Sin embargo, el verdadero reto que plantean las redes sociales es hablar a 'Momo' a las 3:00 de la mañana y aseguran que este contacto te responderá con amenazas e imágenes sangrientas y muy perturbadoras.

El número de Momo

El teléfono de 'Momo' comenzó a difundirse en grupos de Facebook en Japón y cobró fuerza cuando empezó a difundirse que una joven participante en este grupo había muerto a manos de 'Momo', tras intercambiar con esta entidad más de 12 mensajes la leyenda asegura que tendrás una "muerte horrible". Otro de los puntos que generan la intriga de los jóvenes es el don para los idiomas de quien esté detrás de 'Momo' ya que, son muchos los que, afirman que te responde en tu propio idioma y que además 'sabe' cosas sobre la vida de quien le escribe.

Cuando la figura de 'Momo' cobra fuerza es cuando empieza a internacionalizarse con el poder globalizador de las redes sociales y comienzan las sospechas de suicidios; se investigó la muerte de un niño de 11 años en Florida, aunque finalmente se descartó que tuviera relación. Y esta semana, un nuevo caso, el del suicidio de una joven de 12 años en Buenos Aires, en este caso la niña además grabó su muerte con el teléfono móvil.

La policía argentina, está investigando los hechos y cree que podría haber muerto por 'mandato' de esta entidad, con quien estuvo en contacto antes de quitarse la vida. La policía de Argentina no es el único cuerpo de seguridad que relaciona este 'juego' con 'La Ballena Azul', pese a que su mecánica es diferente. 'Momo' no nace con vocación de reto, y es más cercano a la 'maldición', con reminiscencias de la leyenda de 'Blody Mary' o 'Verónica' que a superar pruebas como es la dinámica de 'La Ballena Azul' que a lo largo de 50 días plantea 50 pruebas que incluyen desde autolesionarse o mantener relaciones sexuales en grupo hasta que llega el último reto: el suicidio.

Advertencia de las autoridades: no juegues

Ambos virales si tienen algo en común, nadie sabe quién está detrás y se extiende a todo el mundo en cuestión de pocas semanas. Además, parece que hay advenedizos que incluso llegan a agregar números al hacer para bromear o con intenciones delictivas. Las autoridades alertan de que el número original de este 'juego' era un +81, original de Japón. Sin embargo, están apareciendo nuevos teléfonos en países como Colombia o México que pueden utilizar el miedo para extorsionar a jóvenes asustadizos.

Las autoridades de algunos países indican que no es que 'Momo' tenga poderes, la explicación de su poder adivinatorio es bastante lógica y sencilla: cuando agregas a 'Momo' le estás facilitando teléfono y tu nombre. A partir de ahí con una simple búsqueda en internet, dependiendo de tu configuración de privacidad, la persona que está detrás de 'Momo' accede a todas las redes sociales que tengas vinculadas a tu número.

No se sabe quien se encuentra detrás de este perfil ni que busca con esta dinámica. Sin embargo, las autoridades aconsejan sobre como actuar y entre los consejos hay uno fundamental: evitar hablar con este 'personaje', al la Policía Nacional califica de "viral absurdo" y pide a los jóvenes que "pasen de chorradas" a través de sus perfiles oficiales en redes sociales.

La policía de México, por su parte, asegura que este 'juego' es un "riesgo para los jóvenes y menores de edad" ya que no detrás de 'Momo' podría estar "delincuentes que pueden hacer uso de este 'juego' para: sacar o robar información personal, incitar al suicidio o a la violencia; acosar, extorsionar" y que los adolescentes que caen en el reto de Momo puede sufrir "trastornos físicos y psicológicos como ansiedad, depresión, insomnio..." derivados de la angustia y el terror que despierta este ser. En todo caso, lo que aconsejan los expertos es bastante lógico: no facilitarle ningún tipo de información y nunca pinchar sobre ningún enlace que nos envié ya que podría tratarse de un intento de 'hacking' para conseguir nuestras contraseñas y datos personales.

El viral de WhatsApp ha cesado

Desde Ecodiario hemos tratado de ahondar en esta cuestión y tratado de contactar con 'Momo'. Hemos obtenido el número original japonés y añadido a nuestros contactos. Además hemos lanzando dos mensajes, el primero a las 14:40 la tarde y después, hemos tratado de volver a entablar conversación a las 4:00 de la mañana. En ninguna de las dos ocasiones hemos recibido ningún tipo de respuesta.

El perfil está activo, existe y se muestra la misma imagen y leyenda aunque la última hora de conexión es el 11 de julio de 2018 a las 22:36 hora española.

No hemos recibido imágenes ni amenazas. 'Momo' ha cogido unos días de descanso para asimilar su repentina fama o puede que se encuentre sin cobertura.

Una exposición terrorífica

La imagen que protagoniza las pesadillas de más de uno, se corresponde con una escultura que en 2016 formó parte de una exposición en la Vanilla Gallery del distrito de Ginza en Tokio (Japón), un centro de arte peculiar que acostumbra a diseñar muestras de arte con tintes terroríficos muy en boga en el país nipón.

'Momo' es una fotografía de una escultura de una "mujer pájaro" presuntamente creada por artista Midori Hayashi, quien tiene otras obras igualmente perturbadoras en su perfil de instagram, aunque no imágenes de la escultura que han usado para 'encarnar' a 'Momo', que fue de las populares en la citada galería. Sus rasgos animalescos infunden una sensación de inquietud en quienes la observan.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.