Buscar

España quiere presentar su candidatura al Mundial de fútbol de 2030 o la Eurocopa de 2028

12/09/2018 - 14:19 | 14:49 - 12/09/18
  • La RFEF pide el apoyo del Gobierno en su reunión con Sánchez e Infantino
  • Vería con buenos ojos una sede mundialista con Portugal y Marruecos...
  • ...pero confía más en su asalto a la Eurocopa junto a los portugueses
Foto: EFE.

España se ha metido en la pelea por organizar el Mundial de fútbol de 2030 o la Eurocopa de 2028. El presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, ha tratado el tema en la reunión que ha mantenido con sus homólogos en el Gobierno, Pedro Sánchez, y en la FIFA, Gianni Infantino, según informan El País y la Cadena Ser.

Rubiales, apoyado por Infantino, ha pedido el apoyo gubernamental a la candidatura de España, sea cual sea la competición a la que se ofrezca para su organización. El presidente de la RFEF, al término de la reunión, expresaba su satisfacción a través de la red social Twitter: "Reunión muy productiva con @sanchezcastejon y Gianni Infantino en Moncloa. Seguimos trabajando por el bien del fútbol en perfecta sintonía con el presidente del Gobierno de España y el máximo responsable de @fifacom_es. Nuestro objetivo es mejorar JUNTOS".

Son dos las vías que se abren para presentar una candidatura para el Mundial: una conjunta junto a Portugal y Marruecos (el país africano ya se presentó al de 2026 y se ha presentado oficialmente a la 2030) u otra en solitario. A pesar de lo atrayente de la segunda opción, es la primera la que se vería, ahora mismo, mejor por parte de la RFEF, aunque con mucha prudencia. De hecho, según Marca, en la Federación se es más optimista con la opción de la Eurocopa que con la del Mundial, ya que tienen problemas para cerrar un acuerdo con el país norteafricano.

Para 2030 también se ha presentado una candidatura que junta a Paraguay, Argentina y Uruguay, además de la de Marruecos en solitario, y existe la posibilidad de que también apareciese como rival una candidatura de varios países del noreste de Asia, ideada por Corea del Sur y compuesta por los surcoreanos, Corea del Norte, Japón y China.

En caso de no optar al Mundial, España pediría organizar la Eurocopa de 2028. Para este torneo, lógicamente, Marruecos quedaría excluida de cualquier multisede, aunque se podría plantear una candidatura ibérica junto a Portugal.

El último gran torneo organizado por España fue el Mundial de 1982. Se trata del segundo y último trofeo de estas características, junto a la Eurocopa de 1964. Si España tuviese éxito en su carrera hacia el Mundial o la Eurocopa rompería una sequía de más de 45 años sin organizar un gran trofeo futbolístico en solitario, ya que San Mamés (Bilbao) será uno de los estadios que alojen la Eurocopa de 2020, que se celebrará en un total de 12 ciudades del continente

El Mundial de Rusia ha sido el último organizado por un país europeo. A esta cita la seguirán la de 2022 en Catar y la de 2026, recientemente otorgada a la candidatura conjunta de EEUU, México y Canadá. Tras esta edición, y pasadas dos sin países europeos, España pretende hacerse hueco, contando además con el extra de integrar a un país africano, Marruecos. El continente solo ha alojado una vez un Mundial, el de 2010 en Sudáfrica. La candidatura de España, Portugal y el país marroquí vendría a solucionar también esta sequía.

En lo que respecta a la Eurocopa, sus últimas ediciones antes de la primera que aunará a una gran parte de países fueron organizdas por Francia (2016), Ucrania y Polonia (2012) y Austria y Suiza (2008). Para la de 2024, Alemania y Turquía pugnan en una carrera que se decidirá a finales de este mes de septiembre.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

#1
12-09-2018 / 15:39
serafin
Puntuación 8

Que tio mas mediatico Y trolero , ELECCIONES YA

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.