Buscar

Nueva Zelanda necesita más donantes de esperma

15/09/2016 - 19:12 | 08:56 - 16/09/16
  • La normativa que entró en vigor en 2004 provocó un descenso de donantes
Más noticias sobre:
Anuncio para fomentar la donación de esperma en Nueva Zelanda. Imagen: Fertility Associates.

La principal clínica de reproducción asistida de Nueva Zelanda, Fertility Associates, está llevando a cabo una campaña para que más hombres donen esperma en el país. De esta forma, piden a los varones que sean "héroes" y donen semen para ayudar a parejas que lo necesitan. En concreto, el pasado año fueron tratadas unas 300 mujeres con semen donado, de las cuales el 35% eran parejas heterosexuales con problemas de infertilidad masculina, el 25% eran parejas de lesbianas y el 40% eran mujeres solteras.

La campaña, que usa imágenes que recuerdan a Superman, surge por la "escasez continua" de esperma donado que sufre Nueva Zelanda en los últimos años, en palabras de la experta en fertilidad Mary Birdsall que recoge The Objective.

Fertility Associates además ha realizado un informe con el que quiere llamar la atención sobre el problema del descenso de donantes y el incremento de la demanda por parte de las mujeres. En él indica que actualmente la lista de espera de mujeres que desean ser fecundadas en el país de las antípodas puede alcanzar los dos años.

De esta forma Birdsall asegura que la situación actual es "muy difícil", según El Periódico. "Es un reto reclutar donantes, y es duro para las mujeres que están psicológica y biológicamente a punto para iniciar una familia, pero no pueden", añade la experta. 

Esto ha provocado que aumente el turismo reproductivo o, lo que es lo mismo, el número de mujeres que viajan al extranjero, a un país que no tenga este tipo de escasez, para poder recibir un tratamiento de fertilidad. En cambio esta opción no es plausible para la mayoría de las mujeres por el coste, el tiempo y la legislación fronteriza.

El principal motivo por el que los neozelandeses comenzaran a donar menos esperma fue la entrada en vigor de una nueva legislación en 2004. Esta prohíbe las donaciones anónimas, además de obligar al donante a aceptar que el posible futuro descendiente pueda identificarle cuando cumpla la mayoría de edad (18 años).

Asimismo dicha normativa también implica que los hombres que ceden su esperma solo vean cubiertos los costes mínimos del proceso, como el traslado a la clínica, pero sin ser recompensados económicamente por su tiempo, lo cual es relevante si se tiene en cuenta que se deben superar varias pruebas médicas antes de realizar la donación.

El pasado año, informa el medio catalán, el comité asesor en tecnología de reproducción asistida (ACART) sugirió al gobierno de Nueva Zelanda que admitiera óvulos y esperma extranjeros, sometiéndoles posteriormente a la normativa que afecta a los donantes del país. Pero el ministro local neozelandés de Sanidad no decidirá sobre esta posible solución hasta finales de este año.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0